Experto señala que fenómeno de Súper Luna afectaría levemente actividad tectónica y nivel de mareas

253

La Luna dará vida al fenómeno conocido como “Súper Luna”, el próximo 19 de marzo, cuando el satélite natural y la tierra estén separados por unos 356 mil 577 kilómetros. La menor distancia entre ambos desde 1992.

Este hecho ha sido causa de análisis estos últimos días, pues dentro de los expertos internacionales hay versiones contrapuestas respecto a qué puede suceder ante este fenómeno que no se producía desde hace casi dos décadas. Incluso hay quienes especulan con que el terremoto de 8,9 grados de magnitud en la escala de Richter, que afectó a Japón, haya sido influenciado por este fenómeno.

Expertos aseguran que a este tema se pueden asociar maremotos, erupciones volcánicas o devastadoras tormentas, mientras otros especialistas minimizan el impacto, remarcando que sólo afectaría el nivel de las mareas.

El académico del Doctorado en Ciencias con Mención en Física de la Usach, Dr. Norman Cruz, plantea que el efecto que puede tener esta cercanía entre la luna y la tierra estaría asociada a la gravedad lunar, la cual al influir sobre un cuerpo extenso y deformable, como los océanos,  produce las mareas cuyas características por todos conocidos están dadas por  el alza y baja del nivel de las aguas en las costas.

“Esta gravedad también causa pequeños, aunque medibles, flujos y reflujos en los continentes, ya que la tierra también se comporta como un cuerpo deformable.  Este fenómeno se conoce como ‘mareas de tierra’, y son mayores cuando hay Luna llena y Luna nueva”, explica el Dr. Cruz.

Respecto a la posibilidad que haya un terremoto el día que se produzca este fenómeno, el investigador dice que los estudios sismológicos existentes indican que cuando las mareas (oceánicas o terrestres) son lo suficientemente fuertes, pueden causar sismos de gran magnitud.

El experto de la Usach señala que “debido a la atracción gravitacional tanto del Sol como de la Luna se producen tensiones sobre la Tierra que dan lugar a pequeños aumentos de la actividad tectónica cuando se produce una alineación de ambos. Estadísticamente se ha observado que durante las lunas llena y nueva se produce un incremento de un 1% en la actividad sísmica, y una actividad ligeramente más alta en los volcanes”.

Finalmente, pese a estos antecedentes, el Dr. Norman Cruz señala que la cercanía de la luna, que se producirá el próximo 19 de marzo, no es lo suficientemente significativa como para producir variaciones importantes de los valores normales de la mareas o producir desastres de la  magnitud del terremoto y tsunami de Japón o similar al que vivimos en Chile, el pasado 27 – F.

Por: Valeria Osorio