Todos ‘aperraron’ en la primera «Maratón con tu mejor amigo»

133

La primera «Maratón con tu mejor amigo» se desarrolló el sábado 8 de enero a partir de las 10:30 de la mañana hasta pasado el mediodía, donde cerca de 40 participantes corrieron por la costanera

Teobaldo Kuschel de Puerto Varas acompañados de su mejores amigos, los perros.

La actividad fue organizada por el Municipio de Puerto Varas y el Hospital Clínico de la Universidad San Sebastián sede Puerto Montt; el objetivo principal de la actividad es incentivar la participación familiar y deportiva con los animales, mientras que la recaudación por concepto de las inscripciones benefició a la Escuela Santa Helena de Puerto Montt, que educa a niños desde los 3 años hasta jóvenes de 22 años que padecen síndrome de Down.

Durante la previa muchos galgos con pinta de Scooby Doo, se paseaban con sus amos frente al muelle de paseo de la ciudad lacustre, entre las que se podían ver mascotas de todos los tipos y portes, hasta la presencia del infaltable quiltro, aunque algunos cachorros no querían acompañar en el trote a sus amos terminando en los brazos de éstos.

Lo que el público esperaba era la carrera de los 10 Km. que reunía a los mejores exponentes locales del pedestrismo. En la partida la situación no tuvo mayores inconvenientes pero en torno a cómo avanzaba la competencia ya se podía evidenciar quiénes serían los que liderarían la carrera, a la mitad de este trayecto y cuyo giro de retorno estaba frente al Colegio Alemán, Daniel Díaz y Víctor Altamirano marcaban una diferencia clara sobre los demás competidores en el retorno hasta la plaza de la ciudad, finalmente Víctor Altamirano se quedó con la victoria, secundado por Daniel Díaz y Claudio Krausse que arribó en la tercera posición.

Daniel Díaz comentó que la carrera no fue nada de fácil, «producto de que uno está acostumbrado a correr con las manos libres; en lo personal, mi perro Jack  me arrastraba cuando íbamos corriendo». Sobre esta misma situación el ganador de la maratón Víctor Altamirano argumentó que «mi perrita terminó con la patitas ‘caldeadas’ por la alta temperatura que tenía el asfalto», producto del calor que a esa hora reinaba.

Por: Héctor Llegues.