Movilh valora resultados de encuesta que desvincula homosexualidad con pedofilia

98

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) expresó hoy su satisfacción por los resultados de una encuesta de la consultora Criteria Research

donde la mayoría de los chilenos y chilenas desvincula a la orientación sexual diversa de la pedofilia y apoya la ordenación de sacerdotes gays.

De acuerdo a la investigación, aplicada a 400 personas de entre 18 y 70 años del Gran Santiago, el 65 por ciento rechaza el discurso que vincula a la pederastia con la homosexualidad, mientras que el 54 por ciento está en desacuerdo con la exclusión de gays del sacerdocio.

“Estos resultados demuestran que los mitos y prejuicios sobre las minorías sexuales siguen en descenso, pese a los persistentes intentos de variados sectores por vincular a la homosexualidad con delitos graves o de presentar a la población que representamos como inhabilitada para ejercer ciertos oficios”, sostuvo el presidente del Movilh, Rolando Jiménez.

“Está claro para la mayoría de los/as santiaguinos/as que la homosexualidad nada tiene que ver  con la pedofilia y la evidencia más clara de este positivo cambio cultural es que además rechazan cualquier vinculo sobre la materia, situación que vuelve cada vez más a los discursos del movimiento de la diversidad sexual como representativos de una mayoría”, añadió el activista.

El Movimiento de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales aplaudió también especialmente que exista una amplia desaprobación a la exclusión de gays del sacerdocio, “aspecto más que notable en un país de mayoría católica y una parte del cual suele ver a los curas como sus propios consejeros”.

El organismo puntualizó que, sin embargo, existe un alto 35 por ciento que sigue vinculando a la homosexualidad con la pedofilia, y otra 46 por ciento que rechaza el sacerdocio de gays.

“Ello explicita claramente que aún queda mucho por hacer para superar la brutal discriminación que daña a la diversidad sexual y para eso se requieren con urgencia normativas y políticas públicas que se hagan cargo de esta vulnerabilidad, pero también del sentir mayoritario de chilenos y chilenas”.