USS en Puerto Montt analizó respirabilidad de mascarillas que se usan en recintos de salud

451
  • Estudio realizado por la Facultad de Medicina y Ciencia en conjunto con la Facultad de Ingeniería y Tecnología de la Universidad San Sebastián analizó diversos tipos de mascarillas que se utilizan en establecimientos de salud.

Conocer y verificar la eficiencia de respirabilidad de las mascarillas utilizados en establecimientos de salud de la Región de Los Lagos para la protección personal en la pandemia Covid-19, fue el objetivo del estudio conjunto que realizaron las Facultades de Medicina e Ingeniería de la Universidad San Sebastián en su sede De la Patagonia.

Según lo explicó el vicedecano de la Facultad de Medicina y Ciencia, Dr. Alejandro Caroca, “dada la situación sanitaria y la necesidad de ocupar elementos de protección personal, sobre todo mascarillas y respiradores, es que las diversas instituciones y personas han comenzado a generar su propia fabricación de este elemento. Vimos que era importante hacer un estudio respecto a algunos aspectos de la calidad de los diferentes materiales que se están utilizando en su confección”.

El académico agregó que, de acuerdo con los resultados del estudio, “muchos materiales que se utilizan en los establecimientos de salud de la región entregan una respirabilidad aceptable y efectivamente protegen a la población”.

El Dr. Caroca indicó, tras la presentación del estudio, que “vamos a preparar un material didáctico simple para entregar recomendaciones a la población. Todas las mascarillas cumplen un rol, lo importante es que las personas conozcan que su efectividad no solo depende del material y el diseño mascarillas, sino cómo cada persona la ocupe”.

Investigación científica

Sebastián Pastén, director de la carrera de Ingeniería Civil Industrial de la Universidad comentó que “hicimos una prueba donde se buscaba conocer el diferencial de respiración del material. Esto es, el esfuerzo adicional que se debe realizar al respirar a través de un material determinado; este esfuerzo adicional a la respiración normal se relaciona con la comodidad y la eficiencia de las mascarillas. Generamos una prueba donde medimos el diferencial de presión a través de un modelo estandarizado -basado un estándar europeo- para poder tener números comparables con diferentes tipos de materiales para mascarillas”.

Pastén agregó que “la respirabilidad se puede relacionar con el material para hacer un traspaso de un flujo de aire a través de éste, ya que nos interesa que este flujo pase por el material para que sea filtrado y se logre el propósito del uso de la mascarilla. A una mayor dificultad este flujo de aire buscará la menor zona que genere resistencia para poder salir de la zona de contención y si la mascarilla no posee una correcta fijación el flujo de aire se realizará alrededor de la mascarilla y no a través del material, no logrando así el efecto de filtrado esperado y, por el contrario, si la máscara tiene una buena fijación genera un sobre esfuerzo respiratorio pudiendo generar agotamiento, incomodad e incluso efectos negativos sobre la salud”.

El trabajo científico, en el cual participó también el académico de Química y Farmacia de la misma casa de estudios, Javier Campanini, se realizó a través de la utilización de una bomba de vacío donde se generó un flujo constante de aire bajo condiciones controladas.  Este flujo de aire se hizo pasar a través del material estudiado, midiendo la presión de entrada y salida. Esta prueba se realiza en 5 secciones diferentes de las mascarillas con la finalidad de tener un valor representativo promedio de respirabilidad de la mascarilla completa.

Salud municipal

Miguel Aravena, director del Departamento de Salud Municipal de Puerto Montt (Desam), recordó que el organismo a su cargo ha trabajado, de manera mancomunada, con la Universidad San Sebastián en diferentes iniciativas.

“Este estudio nos permite verificar el uso de las mascarillas y su efectividad. Es importante conocer estos índices cuando nuestros funcionarios atienden a pacientes sospechosos de Covid 19 y para el trabajo comunitario, porque es un elemento con el cual nos vamos a tener que acostumbrar a vivir”, subrayó.