Harán primer estudio clínico de un fitofármaco en base a cannabis para pacientes con cáncer

El Comité Ético Científico (CEC) del Servicio de Salud Metropolitano Suroriente, presidido por el doctor  Patricio Michaud, aprobó el protocolo para el primer estudio clínico a realizarse con un fitofármaco en base a cannabis elaborado por Knop Laboratorios para el proyecto de Fundación Daya junto a la Ilustre Municipalidad de La Florida.

El estudio será implementado por la Dirección de Investigación y Estudios Clínicos de Fundación Daya, a cargo de la doctora Gisela Kuester, junto a la coordinadora de investigación de la misma organización, Karina Vergara, bióloga y master en Ciencias; y Alejandra Ahumada, químico farmacéutica, directora técnica de Daya, como co-investigadores,  junto al  equipo de salud de la Corporación Municipal de La Florida, dirigida por la doctora Verónica Fuller y a cargo del doctor Ricardo Mercado como investigador principal.

“Este es otro gran paso hacia la materialización del primer estudio clínico para pacientes oncológicos con fitofármacos elaborados en base a cannabis en Chile y Latinoamérica. Habiendo obtenido esta aprobación, el paso siguiente es la autorización del ISP para utilizar el fitofármaco en el estudio”, sostuvo la directora ejecutiva de Fundación Daya, Ana María Gazmuri.

El estudio será el primero en Latinoamérica de esta naturaleza que se realiza en pacientes con cáncer. “El trabajo va a ser llevado adelante en pacientes con cáncer de pulmón y cáncer de mama, y se evaluará la eficacia del fitofármaco que contiene THC y CBD, en un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo”, agregó Gazmuri.

La directora ejecutiva de Daya indicó que este estudio “es una importante contribución al avance en el desarrollo de investigación y la ciencia en Chile, y con él podremos caminar en dirección a tener fitofármacos eficaces y probados que ojalá en corto tiempo estén disponibles para la población chilena”.

Un fitofármaco es aquel producto farmacológico hecho en base a plantas medicinales. De acuerdo al ISP (Instituto de Salud Pública), hay fitofármacos de libre venta y otros que se entregan bajo receta médica, de los 373 registros vigentes de fitofármacos, más de 90 de ellos son expendidos con receta médica porque las enfermedades a los que apuntan deben ser diagnosticadas por un facultativo, deben tener seguimiento por parte del médico y deben analizarse la interacción del producto con otro medicamento.

“Actualmente las plantas medicinales de uso más común reconocen como origen las fuentes nativas usadas principalmente por pueblos originarios, además de especies asilvestradas traídas por los europeos, las que constituyen un importante recurso terapéutico. Estas plantas son empleadas como materia prima que utilizan con menor o mayor grado de industrialización los compuestos que se derivan de ellas, dando origen a los fitofármacos”, publica el ISP en su sitio web.