Foto libre de derechos

Especialista sostiene que el cambio de hora afecta más a los sureños y da claves para superarlo

Varias semanas se discutió sobre si se mantenía o no el horario de verano, hasta que se tomó la decisión de volver al horario de invierno. Este próximo sábado 14 de mayo, los relojes deberán retrasarse una hora durante tres meses. La decisión del Gobierno se basó en el “alto ausentismo escolar que se produjo durante invierno del año pasado”.

El doctor Fernando Schifferli, neurólogo de la Clínica Somno Medicina del Sueño, indicó que si bien para los niños es una buena decisión, los problemas podrían existir cuando se vuelva al horario de verano: “es muy poco tiempo lo que se tendrá el horario de invierno, las personas que sufren de insomnio tendrán más problemas para adaptarse debido a su condición. Lo importante es que determinen por qué se produce ese trastorno del sueño y no recurrir a la auto-medicación con fármacos para dormir, ya que se pueden agravar los trastornos del sueño como sucede con la apnea del sueño y los ronquidos al consumir clonazepan o diazepam”.

“Lo más importante es mantener la rutina normal de los niños. Al estar expuestos a la luz solar, el cerebro sabrá que debe comenzar a trabajar por lo que de manera innata, los niños estarán más despiertos en el colegio, en comparación a como sería si estuvieran a oscuras. Es por eso que se deben mantener los hábitos de sueño, y si no se tienen hay que crearlos. Los niños deben dormir entre nueve y ocho horas diarias. El déficit atencional de muchos niños se produce por una privación forzada del sueño a raíz de nuestras ideas culturales de requerir de ellos rendimiento, sin respetar su biología. Hay que mencionar que un niño despertado a las 06:00 am es como mandar a trabajar a un adulto a las 03:00 am”, agregó el especialista de la Clínica Somno Medicina del Sueño.

El nuevo horario comenzará a regir el próximo 14 de mayo y el especialista recomienda mantener una higiene del sueño para que el cambio no sea tan brusco. “Se debe evitar hacer deporte antes de dormir, ahora que habrá más luz las personas aprovechan eso, lo que permite que se active el cerebro. Además, se debe apagar la televisión temprano y desconectarse totalmente de la tecnología para tener un sueño adecuado, junto con no comer comidas pesadas”, explicó el Dr. Schifferli.

Respecto al cambio en regiones, el problema afecta más a los habitantes del sur, ya que en el norte están acostumbrados a vivir con mayor cantidad de luz día, mientras que al otro extremo a las 16 hrs ya está oscuro: “Por el tipo de geografía de Chile, debiésemos tener al menos dos tipos de horas distintas, que permitan entregar más horas de luz a las zonas más extremas del sur del país, con el fin de aumentar las horas de luz día para actividades al aire libre” concluyó el Dr. Schifferli.

Se recomienda asistir a un especialista en el caso de que comiencen a aparecer trastornos del sueño, a fin de lograr una mejor calidad de la salud y de bienestar de toda la familia.