Foto: Víctor Toledo - Sename

Miles de personas despidieron a Rayén Meñanco, la niña asesinada en Calbuco

Acompañada por más de cinco mil personas, la familia de Rayén Meñanco Martínez, dio el último adiós a la niña de 12 años brutalmente asesinada en el sector de El Yale, en la comuna de Calbuco, cuando regresaba de su colegio el pasado martes 26 de abril.

El dolor y la congoja de una comunidad entera, las lágrimas de sus compañeros de colegio, las autoridades y hasta el sacerdote que ofició el responso fúnebre, acompañaron el último adiós a Rayén, mientras su madre, su padre, abuela y hermano miraban desorientados tratando de encontrar una explicación a tanta maldad, a tanto ensañamiento con el frágil cuerpo de la más pequeña de los integrantes de su familia.

El crimen, que ha conmocionado a la región de Los Lagos, ocurrió el pasado martes 26 de abril, alrededor de las 16 horas, cuando Rayén descendió del bus que tomaba diariamente cuando regresaba de su colegio y comenzó a recorrer la huella que la conducía a su casa entre matorrales y arbustos, por un trecho de aproximadamente 800 metros. En algún punto de ese recorrido fue abordada por su agresor, quien con una fiereza tremenda, se ensañó con el cuerpo de Rayén y la atacó reiteradamente con un elemento corto punzante.

El crimen ha movilizado a toda la comunidad, incluido el intendente regional, quien visitó a la familia esta mañana, mientras se velaba a la niña en su hogar. Posteriormente la directora regional del Servicio Nacional de Menores (Sename), también se sumó a quienes acompañaron a la familia y participó del responso en la iglesia San Rafael de Calbuco, hasta donde llegaron alrededor de cinco mil personas.

Fue precisamente a la directora regional de Sename, Pamela Soto, a quien las personas comenzaron a acercarse para pedir que se hagan todos los esfuerzos para conseguir justicia y sancionar duramente al o los culpables del crimen. La autoridad del Sename informaba a quien se lo preguntara, que este lunes 2 de mayo a las 10 horas, el Servicio Nacional de Menores interpondrá una querella contra quienes resulten responsables de este crimen, en el Tribunal de Garantía de Calbuco.

Entre tanto, los restos mortales de Rayén Meñanco Martínez, la más reciente y dolorosa víctima de la violencia contra la infancia, descansarán en el pequeño cementerio justo al frente de la parroquia San Rafael donde fue despedida.