Foto: Christian Brown - Intendencia de Los Lagos

Fiscalizaron condiciones laborales y sanitarias por descarga de salmones muertos

 

El intendente Leonardo de la Prida encabezó operativo de fiscalización junto a la seremi de Salud, Eugenia Schnacke; del Trabajo, Gonzalo Reyes; Medioambiente, Jorge Pasminio y el director de Sernapesca, Eduardo Aguilera.

El intendente recalcó que una de las medidas para controlar la mortandad fue reducir el volumen de peces y evitar problemas de descomposición a través de la harina de pescado, con el objetivo de evitar una emergencia sanitaria, lo que no ha ocurrido. Sin embargo, se generó un problema pues fueron muchos los barcos que llegaron a los puertos para desembarcar la mortandad, sobrepasando a las plantas donde se redireccionan los peces de los barcos hacia los camiones. Así, “se han generado días de espera por parte de tripulaciones, que han estado en situaciones muy complejas, humanamente muy complejas, frente a una situación desagradable, con malos olores que nos hemos encargado de certificar de que esos malos olores no pasen a ser también un tema peligroso para las personas”, dijo la autoridad regional.

En esa línea, De la Prida indicó que ayer la seremi de Salud, Eugenia Schnacke y el seremi del Trabajo, Gonzalo Reyes, fiscalizaron las condiciones de salud y seguridad en las naves y de manera preventiva dispusieron la bajada de los trabajadores para que se produzca una rotación de personal, así como también la obligación de los empleadores de proveer de los elementos de seguridad a los trabajadores en naves mayores, esto con tal de no exponer a los trabajadores embarcados a sufrir alguna complicación de salud por el ácido sulfhídrico.

“Lo que requerimos ahora es que las empresas coordinen a la mayor brevedad la presencia de pesqueros de altamar para poder llevar los peces a las 75 millas náuticas afuera del faro corona en Chiloé, lugar que se ha determinado por mediciones oceanográficas y por científicos y todas las autorizaciones de la normativa internacional”, señaló la primera autoridad reafirmando que esta última medida ha sido muy analizada para no cometer errores como los de la época del Virus ISA donde los peces fueron lanzados a 12 millas.

Cabe destacar que por el momento solo se han vertido al mar 200 toneladas de las 4.990 toneladas que solicitaron las empresas para este efecto.

Fiscalización

Respecto a las acciones y fiscalizaciones que han realizado las seremías de Trabajo y Salud, además de Sernapesca, la autoridad aseguró que se han enviado oficios a la Superintendencia de Medio Ambiente “por cuanto estimamos no ha habido la rapidez y eficiencia que podría haber sido esperada para empresas con el tamaño y capacidad económica que tienen, para hacerse cargo de una contingencia que si bien es un imprevisto en el caso concreto que del día en que ocurrió, se sabe que puede ocurrir. Lo mismo ocurre de alguna manera cuando en Chile se exigen normas de construcción que son más exigentes que en otros países porque sabemos que vamos a tener terremotos”.

En esa línea, la seremi de Salud indicó que aunque el día lunes 14 de marzo durante su inspección en el puerto San José pudieron evidenciar que el mal olor que no suponía riesgo para las personas, si existían trabajadores de embarcaciones menores que “no tenían elementos de protección y no habían sido capacitados por los armadores en los derechos a saber los riesgos que conlleva trabajar con mortalidad de las empresas pesqueras o salmoneras”.

En tanto, el seremi de Trabajo agregó que se han notificado empresas para dar cumplimiento a la normativa laboral. “Hemos cursado infracciones, hemos fiscalizado a más de 14 empresas vinculadas con estas actividades. En ese sentido hemos estado muy atentos y como ha dicho el intendente, hemos podido constatar, por lo menos hoy día en la inspección exterior de las embarcaciones, de que efectivamente los trabajadores están contando con la implementación necesaria para resguardar estas situaciones”.

A su vez, Eduardo Aguilera, director regional de Sernapesca,  fue enfático en señalar que los plazos para retirar la mortalidad se acercan “le dimos un plazo de 5 días a las empresas para sacar su mortalidad, estamos esperando esa situación de lo contrario vamos a tomar las medidas que la ley de Pesca nos faculta, en ese caso sería el artículo 136 que nos permite sancionar por mantener esta mortalidad en los centros de cultivos más allá del tiempo razonable”

Con todo, el intendente De la Prida hizo un llamado “a la mayor colaboración” de las empresas. “Entendemos que esta es una industria que importa, que significa mucho para nuestra región pero que debe comportarse con todas las normas y particularmente preocuparse que sus trabajadores estén a salvo”.