Foto: Greenpeace.org

A Puerto Montt llegará el barco “Esperanza” de Greenpeace para ser visitado en diciembre

El emblemático buque “Esperanza” de la mundialmente conocida organización medioambiental Greenpeace llegará en los próximos días a Chile, más específicamente el 16 de noviembre cuando recalará en Valparaíso. Todo quienes deseen conocer el barco podrán hacerlo, sólo registrándose con un formulario disponible en el enlace http://greenpeace.cl/esperanzatour; de esta manera los visitantes recorrerán la nave que ha estado en alta mar defendiendo a las ballenas de la caza que han protagonizado los japoneses y protegiendo a los osos polares de las perforaciones petroleras.

El 16 de noviembre el barco llegará a Valparaíso y emprenderá rumbo a Coquimbo, donde los días 21 y 22 de noviembre podrá ser visitado; luego los días 28 y 29 de noviembre, 5 y 6 de diciembre estará en Valparaíso. En Puerto Montt la nave de Greenpeace “Esperanza” permanecerá los días 12 y 13 de diciembre, donde será conocido por quienes se hayan registrado en el sitio de la organización.

“Es una experiencia novedosa para los chilenos. Podrán subir a este buque y conocer la historia de este barco, las experiencias de los activistas que han participado en las más importantes campañas de Greenpeace y también a quienes integramos la oficina de Greenpeace en Chile”, reveló Matías Asún, director de Greenpeace en Chile.

El barco de Greenpeace arribará a Chile con el fin de fortalecer el trabajo de la organización para la protección de los glaciares. “Realmente vemos al barco como una esperanza para la protección de nuestros glaciares. Luego de dos años de campaña y frente a la negativa del Gobierno de proteger todas nuestras reservas de agua, creemos que el barco nos permitirá mostrarle a las personas cuál es la dimensión de lo que queremos proteger, para que sean ellos quienes le exijan al Gobierno una ley que evite el sacrificio de glaciares por parte de la minería”, agregó, Matías Asún.

Con 72 metros de eslora y una velocidad máxima de 16 nudos, la nave es ideal para un trabajo rápido y largo. Además su capacidad para navegar entre hielo hace posible que también pueda trabajar en regiones polares. La reconversión en un barco respetuoso con el medioambiente ha durado meses e  incluye:

  • Adecuar un sistema de carburante especial para evitar cualquier derramamiento.
  • Una nueva y más eficiente propulsión diesel eléctrica.
  • Un sistema de reciclaje de aguas residuales que permite que sólo el agua limpia sea tirada fuera de borda.
  • Un sistema de calefacción basado en el aprovechamiento de residuos.
  • Purificadores de agua.
  • Un casco libre de pintura con TBT.
  • Refrigeración y aire acondicionado en base de amoniaco en vez de utilizar el gas freón que provoca el cambio climático y disminuye la capa de ozono, siendo la primera embarcación holandesa tan bien equipada.
  • Un sistema de propulsión, ambiental y económicamente eficiente, para reducir las emisiones de CO2.
  • Han sido instalados todos los sistemas de operaciones habituales de Greenpeace, además de un helipuerto y grúas especiales para lanzar los zodiacs.