René Salazar y su familia cruzando el camino en el sector Esperanza, Fresia

Más de 500 personas están aisladas en zona rural de Fresia por inundaciones

La madrugada del sábado 2 de agosto la Onemi y la Intendencia decretaron Alerta Amarilla en la Región de Los Lagos, por las fuertes precipitaciones que afectaron a la zona durante varios días. Esta mañana el gobernador de la provincia de Llanquihue, Juan Carlos Gallardo, llegó hasta sectores rurales de la comuna de Fresia para inspeccionar el camino del sector Esperanza, ruta cortada por la subida del río Llico, al que se suma Repil, Peuchen, Llico Bajo, Traiguén y Maichigue, localidades con más de quinientas personas aisladas.

La autoridad provincial puntualizó que, junto a Vialidad, están abordando la construcción de un camino de 3 kilómetros, faja de terreno que donarían dos vecinos, para dar la solución definitiva a los problemas de conectividad. “Esta es una cuenca, el agua se va acumulando y no alcanza a evacuar, de tal manera que los cauces han crecido mucho y tenemos compatriotas con conectividad muy limitada o aislada”.

La Gobernación entregó cajas con alimentos a familias que debieron cruzar en embarcación hacia Cañones, mientras que el representante de una Junta de Vecinos de Fresia, José Carril, solicitó que envíen alimento concentrado para que no mueran los animales ya que algunos están bajo el agua. Respecto a la entrega de forraje, Juan Carlos Gallardo indicó que la Seremi de Agricultura está haciendo una nueva evaluación para ver la disponibilidad de este apoyo.

Mientras las autoridades inspeccionaban el camino del sector Esperanza, de manera sorpresiva llegó en su jeep René Salazar y su familia quienes, a pesar de la riesgosa maniobra, no quisieron pasar un día más en aislamiento. El vecino de esta localidad reconoció la crudeza de la zona, principalmente en invierno cuando aumenta el caudal del río, asegurando que desde el jueves se encontraban aislados, que se inundaron algunas casas y parte de la escuela del sector. René Salazar relató que éste era su segundo intento por pasar el camino, ya que en la mañana el agua alcanzaba la altura de los focos de su vehículo.