Imagen: Chilevisión

Caso Haeger: Restos de trébol fresco en la suela de una bota surgen como nuevo antecedente

A través de un reportaje realizado por el periodista Cristian Acuña para el programa “La Mañana de Chilevisión” se entregó un nuevo dato que podría ser relevante para aclarar la muerte de Viviana Haeger, quien estuvo durante 42 días desaparecida en Puerto Varas y que fue encontrada fallecida en la buhardilla ubicada a un costado de su dormitorio.

Cabe recordar que la contadora auditora de 42 años de edad fue vista por última vez con vida el 29 de junio de 2010 compartiendo el desayuno con sus hijas y esposo Jaime Anguita. Luego de ello se perdió el rastro y sucedieron diversos acontecimientos extraños como la desaparición de su teléfono celular, una cámara de video y una caja fuerte; además en su oportunidad una dotación cercana a los 50 efectivos de la PDI periciaron la casa y lugares cercanos para encontrar rastros de la presencia de Viviana Haeger sin resultados positivos, cuestión que cambió la noche del 10 de agosto del 2010 cuando Jaime Anguita avisó a los detectives que había hallado el cuerpo de su esposa en el entretecho de la casa, en la buhardilla colindante con el dormitorio matrimonial.

La primera autopsia habla de muerte por asfixia con una data de 45 días aproximadamente, tiempo coincidente entre la desaparición y el hallazgo; mientras la segunda autopsia realizada tras la exhumación de los restos el 12 de marzo de 2010, a petición de la familia de Viviana, concluyó que la causa de muerte es “indeterminada”.

Hoy surgió una nueva pista mediante la emisión del reportaje en Chilevisión en donde se exhibió la fotografía que un funcionario de la PDI tomó pocos minutos después de encontrar el cuerpo de Viviana Haeger en la buhardilla la noche del 10 de agosto de 2010. En la imagen se ven dos botas rojas; en la suela de la bota derecha aparecen dos trozos de trébol de color verde en buen estado, de apariencia fresca, contrario a como debería estar ese resto vegetal luego de 42 días en la sombra ya que, como explica el médico forense Luis Ravanal, “las plantas mantienen su color mientras tienen luz solar, es una planta de color verde intenso en un lugar totalmente oscuro y se supone que en ningún caso podría haberse conservado por el tiempo que el cadáver estuvo en ese lugar (buhardilla)”.

Respecto a la imagen, el perito forense expresó que “esa fotografía forma parte del expediente, son fotografías que fueron recogidas por el personal que intervino en el levantamiento del cadáver, o sea prácticamente son inmediatas al hallazgo del cuerpo y por lo tanto he ahí la importancia del valor probatorio de esta evidencia. Hay que tener presente que toda la investigación en el sitio del suceso se llevó a cabo por parte del personal que iba con elementos de protección aislante para evitar la contaminación del cadáver. Por lo tanto, esa condición del manejo del sitio del suceso aunado a una planta fresca, verde, en la bota, son elementos que dan la autenticidad al valor probatorio de la evidencia”.

“Eso aporta un pequeño grano de arena que se transforma en realidad en una gran pieza diagnóstica respecto a un lugar de procedencia distinto al que se ha dado como el único lugar oficial en donde habría permanecido el cuerpo”, indicó Ravanal.

El profesional aduce a que no hay ninguna correlación entre el estado de descomposición del cadáver, de más de 40 días, con una planta que revela un estado de reciente corte, “los tréboles han llegado a esa bota en pocas horas o días desde el momento en que se hace el hallazgo, hay una prueba que estaría demostrando que el cadáver, en un tiempo reciente al hallazgo, habría estado en contacto con un medio ambiente distinto, es decir en contacto con el suelo donde habían tréboles”, sentenció.