Imagen: MOP

Puente Chacao comenzaría a construirse el 15 de febrero de 2015

La ministra de Obras Públicas, Loreto Silva, llegó esta jornada hasta la Región de Los Lagos junto al Director Nacional de Vialidad, Mario Fernández, donde se reunió con el intendente regional, Jaime Brahm, y también con representantes del consorcio “OAS, Hyundai, Systra, Aas-Jakobsen”, para dar a conocer los detalles de la construcción del Puente Chacao a la comunidad de la región.

En la oportunidad, participaron alcaldes de Chiloé y representantes de la comunidad chilota, donde se les explicó que la Contraloría General de la República tomó razón del contrato de construcción del Puente Chacao, que unirá la Isla Grande de Chiloé con el continente.

Durante la actividad, tanto las autoridades regionales como los habitantes de Los Lagos pudieron conocer todos los detalles técnicos del proyecto, además de su método constructivo y los plazos de construcción.

Al respecto, la titular del MOP destacó que “a partir del día de ayer empezó a correr el plazo de 2.379 días que tiene este contrato para la construcción de este puente tan querido y tan anhelado por todos. Esto implica que a partir del 15 de febrero del próximo año empieza la construcción de las obras físicas de este puente. Antes de esa fecha se va a trabajar en la ingeniería de detalle y en los estudios que permiten llevar a cabo esta obra”, dijo la ministra Loreto Silva.

Por su parte, el intendente de la región de Los Lagos, Jaime Brahm señaló que “esta mega obra hoy ya está adjudicada y constituirá uno de los avances de ingeniería más importantes del Chile moderno, uniendo a Chiloé no sólo con el territorio continental, sino que siendo además una vía al desarrollo y el bienestar de las 10 comunas que conforman esta provincia insular de la Región de Los Lagos. En el futuro sólo un par de minutos bastarán para atravesar los 2 mil 650 metros del canal de Chacao, facilitando el desarrollo del turismo, mejorando las oportunidades de negocios y emprendimientos y acercando a los habitantes a los centros de salud para resolver sus necesidades médicas”.

Tras el trámite administrativo de Contraloría, el proyecto cuenta con luz verde para su ejecución. A partir de hoy la empresa debe suscribir el contrato ante notario público y, tras ello, tiene un plazo de dos meses para constituirse como una sociedad de nacionalidad chilena. Por lo mismo, se contempla que en abril se realice la entrega de terrenos para la obra, lo que permitirá a la empresa iniciar sondajes y estudios de geotecnia, ensayos de túnel de viento y de sismicidad de la zona para concretar la ingeniería de detalle del proyecto.

El Puente

El Puente Chacao tendrá una longitud de 2.750 metros, y será el proyecto de mayor envergadura, en diseño y construcción, que se ha llevado a cabo bajo la modalidad de contratación tradicional, a través de la Dirección de Vialidad del MOP. Además, será el primer puente colgante de grandes luces de vano, mayor a 1.000 metros, en Chile y en América Latina.

Su diseño contempla tres pilares, de los cuales el más alto (199 metros) estará en la ribera norte del Chacao. El pilar del centro, de (175 metros), tendrá un diseño de “Y” invertida. Esto le da mayor estabilidad. El pilar de la ribera sur, medirá 157 metros. Los pilares equivalen en altura a un edificio de 58 metros de altura.

Entre pilar y pilar las distancias (vanos) son mayores a mil metros, lo que hace de este puente una obra de ingeniería tremendamente compleja, para lo que se requiere alta tecnología.

Dentro de las innovaciones del puente destaca la tecnología asociada al monitoreo de su estado (para labores de mantenimiento) como también  respecto al tránsito y sistema de avisos de incendios y accidentes. Para estas tareas se construirá un Edificio de Control y Monitoreo en la ribera sur del río, con arquitectura acorde al entorno. Este edificio alojará un centro de visitas para difundir el proyecto, además de pasarelas y miradores, para que los chilotes y la gente que visita la isla puedan apreciar esta obra, que se convertirá en un ícono de la isla.

Este proyecto considera la colaboración, en promedio, de 2 mil trabajadores al año.