Visita a cárceles revela que miembro de “Los cara de jarro” tiene un televisor conectado a DirecTV en su celda

La Comisión de Visita de Cárceles integrada por el ministro Hernán Crisosto, juez de la Corte de Apelaciones de Santiago; Paulina Gallardo, juez del Quinto Juzgado de Garantía de Santiago; Claudio Henríquez, juez del Primer Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago y Sylvia Cancino, Secretaria en Lo Criminal de la Corte de Apelaciones de Santiago, evacuó un informe que revela la visita realizada los días 25, 26 y 28 de junio a los distintos recintos penitenciarios de la Región Metropolitana.

Si bien se notó una mayor preparación para combatir incendios, con la implementación y creación de brigadas, en algunos centro de cumplimiento penitenciario se vieron elementos combustibles, como cortinas y puertas de madera hechizas. Asimismo se notaron diferencias entre una galería y otra del Centro de Detención Preventiva Santiago Sur, donde en la galería 11 (internos con alto compromiso delictual) existe un alto nivel de hacinamiento, con reos durmiendo en colchones sobre el suelo, extrema humedad y con baños en precarias condiciones de mantención y aseo; la parte contraria está en la galería 12 donde están los internos evangélicos quienes tienen el sector limpio, ordenado y pintado.

En el Anexo Centro Capitán Yaber, habitan cinco internos, cuatro por delitos de orden económico y uno por abuso sexual, cuentan con mesa de pool y máquinas de ejercicio.

En Santiago Uno, con 3.948 internos, no tienen biblioteca ni escuela, ni máquinas para ejercicios físicos. Las duchas están al aire libre. Internos entrevistados por la Comisión señalaron que cuando reciben alimentos no se les proporciona utensilios por lo cual deben ingerirlos con la mano; tampoco tienen elementos de higiene personal ni papel confort.

En Punta Peuco hay 46 internos, con piezas individuales distribuidas en cuatro módulos, cada uno de ellos con living, cocina, ducha y patio común. Cada pieza tiene una cama de plaza y media, un baño con WC e implementos de los internos como estufa, televisor, refrigerador y computadores sin conexión a internet, ventilador y enfriadores de aire.

Mientras en el Centro de Cumplimiento Penitenciario Colina Uno destaca la panadería donde se elaboran entre 8 a 10 toneladas de pan diariamente que se distribuyen a todos los recintos de detención de la Región Metropolitana. Asimismo en el sector laboral, la empresa privada instaló ocho talleres donde internos, principalmente, fabrican puertas, ventanas de aluminio y paneles solares recibiendo remuneración. Se constató también la existencia de piezas húmedas, con servicios higiénicos en malas condiciones. Uno de los pabellones revisados tiene piezas con puertas de madera hechizas y cortinas, todos materiales fácilmente combustibles.

El Centro de Cumplimiento Penitenciario Cordillera alberga a 10 internos ex militares, trabajan 37 funcionarios de Gendarmería y 7 civiles. Los reos habitan en cinco módulos tipo cabañas equipadas con electrodomésticos llevados por familiares y en algunas existen máquinas de ejercicio y antenas de TV cable.

En Colina II, donde se contabilizan 2.246 internos, se inspeccionó el Pabellón Beta, donde se ubican internos traficantes de bandas conocidas, como los llamados “Cara de Jarro”. En el patio interior cuentan con taller de madera, una biblioteca con televisión y otras dependencias. En el baño existen WC, tres duchas y cinco lavadoras automáticas de distinta capacidad. Cada una de las celdas tiene cuatro camas y en algunas hay refrigeradores y televisores. Lo que más llama la atención es que en una pieza el televisor estaba conectado a DirecTV, sin embargo el jefe del recinto penal, Christian González, aseguró a la Comisión que no se le permiten canales con contenido sexual.