Denuncian que empresa tras hidroeléctrica en Llanada Grande estaría construyendo camino sin haberse aprobado EIA

La diputada de la UDI por el distrito 57 Marisol Turres verificó en terreno las denuncias de los vecinos de las localidades de Puelo y Llanada Grande de la comuna de Cochamó, por trabajos que desarrolla la titular del proyecto hidroeléctrico “Mediterráneo”, relacionados especialmente con la construcción de caminos de gran magnitud.

“Chile necesita energía. Nuestro país necesita proyectos de generación de energía limpia. Sin embargo, esos proyectos deben respetar la legislación existente, y los tiempos y procesos que implican la evaluación de su impacto ambiental. Lamentablemente, al parecer esto no está sucediendo con el proyecto de Mediterráneo”, indicó la parlamentaria.

Turres sostuvo que “el proceso del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para la construcción de este proyecto hidroeléctrico ha estado paralizado varios meses a solicitud de la propia empresa”, para dar respuesta a las observaciones de la comunidad y de los servicios públicos.

“No obstante que el Estudio de Impacto Ambiental no está aprobado, y que la empresa aún no tiene autorización ambiental para desarrollar su proyecto de Central de Paso, pude verificar las denuncias de la comunidad respecto de la construcción de un camino de gran magnitud para acceder al lugar en el que se emplazarán las obras: se están destruyendo bosque nativo, erosionando el cerro; las grandes rocas que se remueven con maquinaria pesada están siendo arrojadas al lecho del río Manso, alterando su cauce; se han producido desprendimientos de grandes volúmenes de material en el cerro en el que se emplaza esa ruta en construcción, etc., situación que preocupa a la comunidad en Puelo y Llanada Grande”, afirmó la diputada Turres.

“Si Mediterráneo muestra hoy esta actitud, ¿por qué deberíamos creer que cumplirá las exigencias ambientales que disponga el estudio si se aprueba por la Comisión de Evaluación Ambiental? El progreso debe ir de la mano del cuidado del medioambiente, y de la protección de las actividades que realiza la gente que vive en la zona. Este principio debe aplicarse en este proyecto y en cualquier otro. Por eso, yo me sumo a la comunidad para que las cosas se hagan como corresponde”, agregó la parlamentaria.

“La Evaluación Ambiental no es suficiente para prevenir el daño. Es necesario fiscalizar en terreno. Por eso, pediré al Intendente que instruya a los servicios públicos competentes, para constituirse a la brevedad en la zona”, finalizó la diputada Marisol Turres.