En Calbuco decomisan más de una tonelada de mariscos con mareja roja antes de ser enviados a la zona central

En una demostración de la efectividad de los controles sanitarios, inspectores de la Seremi de Salud de Los Lagos detectaron en las últimas horas presencia de ‘marea roja’ en un cargamento de almejas que había sido desembarcado en el puerto de Calbuco. Los mariscos iban a ser comercializados en el terminal, para su posterior envío a los mercados de la zona central del país.

 

Debido a esto, la Seremi decomisó la carga completa de la embarcación – 1,2 toneladas- e inició el sumario sanitario correspondiente a los dueños de la nave.

“Esto que hemos encontrado significa un riesgo muy grave para la población si es que estos productos llegan a la mesa de algún consumidor. Basta una cholga o un chorito contaminado para producir riesgo de muerte en una persona. Consideramos que tiene aspectos casi de criminalidad traer productos en estas condiciones”, declaró el subsecretario de salud pública, Jorge Díaz.

La autoridad hizo estas declaraciones en el mismo muelle de Calbuco durante una visita inspectiva que ha estado realizando entre martes y miércoles en la región de Los Lagos, lugar de origen del 70 por ciento de los mariscos que se consumen en todo el país.

Calbuco recibe extracciones del litoral norte de Chiloé y del sur de Los Lagos, pero como en la región actualmente no hay ‘marea roja’, la presencia de mariscos contaminados dejó al descubierto que algunas embarcaciones están trayendo productos de Aysén, donde sí hay zonas afectadas.

Este decomiso de mariscos con marea roja se trata del primer caso en su tipo de los últimos meses, y fue posible gracias a que la autoridad sanitaria realiza análisis de rutina a cada lote de productos para certificar su inocuidad. En este caso concreto fue el laboratorio especializado que la Seremi de Salud tiene en Puerto Montt, el que descubrió la condición de riesgo para la salud humana de este cargamento de almejas.

La norma establece como límite para el consumo humano una concentración máxima de 80 microgramos de toxina por 100 gramos de carne del molusco. Las muestras examinadas tenían 135 microgramos.

Por su parte, la Seremi de Los Lagos Giovanna Bellocchio dijo que ‘los pescadores saben que en nuestra región estamos sin marea roja y los puntos de la región de Aysén están claramente determinados para ellos, así que no pierdan su tiempo pescando en lugares que no están monitoreados ni autorizados… El trabajo conjunto que hemos realizado entre la autoridad marítima, Sernapesca, Carabineros y Seremi es muy exhaustivo. Hemos trabajado durante las 24 horas en estos días, de manera que la comunidad se sienta segura respecto de los productos que van a consumir este fin de semana’

La ‘marea roja’ es una alteración de las aguas marinas debido al florecimiento de unas microalgas, que al ser filtradas por moluscos bivalvos (de doble concha, como machas, almejas, choritos, etc.) se concentran en su interior y transmiten su toxina cuando el ser humano los consume, ya sean crudos o cocidos.

Esta toxina puede ser de tipo Diarreica, Amnésica o Paralizante, y llega a causar la muerte. En el litoral chileno hay periódicamente aparición de ‘marea roja’, que obliga a cerrar zonas para la extracción de mariscos. En la actualidad hay restricciones en áreas de Magallanes y Aysén, aunque la vigilancia es permanente en otras regiones productoras de mariscos, como Los Lagos.

Por lo tanto, las acciones sanitarias para monitorear las aguas de las zonas de extracción, cerrar áreas cuando se detecta marea roja, y analizar muestras de mariscos para verificar que están libres de la toxina antes de comercializarlas, son la garantía para el consumo seguro.

‘Por eso hacemos un llamado a las familias, para que compren sólo en lugares autorizados y no en la calle, porque esos productos no tienen su inocuidad garantizada’, reiteró el subsecretario de Salud Pública.

Las intoxicaciones por consumo de alimentos contaminados o en mal estado este verano registraron un aumento respecto a años anteriores. Hasta mediados de marzo se han notificado 414 brotes, contra 375 del año pasado. La investigación epidemiológico-ambiental muestra que en 42 por ciento de los casos, se debió a mariscos y pescados y que el lugar de consumo más frecuente es el hogar (41 por ciento de los casos).