Alcalde de Maullín cuestionó que el SII cobre multas en fiestas costumbristas mientras condona intereses a Johnson’s

Luego que este martes el presidente Sebastián Piñera ratificó a Julio Pereira en su cargo como Director Nacional del Servicio de Impuestos Internos, tras una serie de cuestionamientos por supuestos conflictos de interés en la condonación de 59 mil millones de pesos en multas e intereses a la empresa Johnson´s y su participación como representante legal de Price Waterhouse Coopers Consultores, el alcalde de Maullín, Jorge Westermeier, expresó su molestia por esta situación y su rechazo a las fiscalizaciones y multas cursadas a los locatarios de fiestas costumbristas.

 

El edil maullinense señaló que durante las fiscalizaciones que realizó el SII en las fiestas costumbristas de la comuna, se obligó a los locatarios al pago de permisos al SII para poder trabajar.

El alcalde reconoció el espíritu emprendedor de quienes se esfuerzan por dar una mejor calidad de vida a sus familias a través de esta actividad económica y rechazó dichos pagos que afectan directamente al bolsillo de quienes año a año se esfuerzan por trabajar mientras otros disfrutan.

Jorge Westermeier calificó como reprochable cobrar montos en dinero a los locatarios de las actividades de verano, cuando el Director Nacional del SII, Julio Pereira, aprobó la condonación de la millonaria deuda de la empresa Johnson´s, agregando que alguien que representa la nueva forma de gobernar, también debiera representar una nueva forma ser transparente.

El jefe comunal señaló finalmente que por la gente perjudicada en sus utilidades debido a los cobros obligados por parte del Servicio de Impuestos Internos, realizará una reclamación formal al organismo y solicitará la consideración de algún criterio para la realización de nuevos eventos costumbristas, donde los locatarios no sean objeto de estos cobros, pues cuando se trata de empresas transnacionales sus millonarias deudas son perdonadas y cuando se trata de gente sencilla y trabajadora se les impone todo el rigor de la ley.