Monte Verde: con nuevas técnicas estudian suelo para verificar presencia genética humana hace más de 12.500 años

Autoridades locales y representantes de la Fundación Monte Verde sellaron un compromiso con el objetivo de potenciar el sitio arqueológico y otorgarle la importancia que merece incluyéndolo en los planes educativos de establecimientos municipalizados.

Así lo afirmó el alcalde de Puerto Montt, Gervoy Paredes, puntualizando que la decisión del municipio es “pelear por el proyecto Monte Verde tal como está, lo que cuesta alrededor de 8 mil millones de pesos”. El edil sostuvo que, de ser necesario, conversará con los candidatos a la Presidencia y al Parlamento solicitando su apoyo en el sentido de concretar la construcción del Museo Monte Verde.

Por otra parte Pablo Fábrega, director de la recién creada Oficina de Patrimonio Municipal, planteó que este sábado el investigador Mario Pino mostrará un borrador de señalética a las personas que habitan cerca del sitio Monte Verde.

Tom Dillehay, arqueólogo que comenzó la investigación, señaló que tiene confianza que se podrá construir el Museo, “Monte Verde no pertenece sólo al patrimonio de la región o de Chile, sino que pertenece al patrimonio mundial, es un sitio arqueológico más conocido fuera que dentro de Chile. Espero que podamos trabajar para avanzar con el proyecto”. Asimismo el científico dijo que planificará su regreso para excavar al sitio informando que en Estados Unidos se encuentra una porción de suelo de Monte Verde, la cual se está estudiando con nuevas técnicas para verificar algún tipo de presencia genética de humanos que vivieron ahí, tales como desechos de uñas o piel, y de esta manera realizar la comparación con datos genéticos a nivel mundial.

Monte Verde está emplazado a casi 35 kilómetros al suroeste de Puerto Montt, al costado derecho de la ruta que une la ciudad con Pargua. En el lugar entre 1977 y 1987 se realizaron excavaciones, tras una serie de sucesos que se detallan en el libro “Monte Verde: un asentamiento humano del pleistoceno tardío en el sur de Chile” de Tom Dillehay, encontrando la evidencia de presencia humana con una data de entre 12.500 a 13.000 años (antes del presente), poniendo en incertidumbre el paradigma Clovis el cual habla de que la presencia humana data de hace 11.500 años en la localidad de Nuevo México (Estados Unidos).