Fiesta de la Virgen de la Candelaria en Carelmapu recibirá a fieles en iglesia de emergencia

Se trata de una de las fiestas religiosas más importantes del país y que en Carelmapu, comuna de Maullín, concentra a miles de fieles que rinden homenaje a la Virgen de la Candelaria.

Este año, 1 y 2 de febrero, la fiesta religiosa de la Virgen de la Candelaria de Carelmapu recibirá a los fieles en una iglesia provisoria de emergencia, instalada a un costado de la casa parroquial de la comunidad, a metros de la histórica estructura que esta siendo restaurada con fondos de la Subsecretaria de Desarrollo Regional y del Consejo de Monumentos Nacionales adjudicados a la Fundación Amigos de las Iglesias de Chiloé, quienes en un plazo aproximado de 6 meses deben prácticamente reconstruir en su totalidad el templo católico.

Andrea Duran, jefa de obras restauración de iglesia de Carelmapu, explico que actualmente están en la etapa de la ejecución de obras de estabilización estructural, frenando el deterioro que tiene el templo, para así tener tiempo para la propuesta final de restauración, agregando que existe un 80% de avance de obras y esperando terminar esta etapa antes de la fiesta religiosa.

Por su parte el cura párroco de Carelmapu, el sacerdote Juan Martínez, valoro la importancia de reconstruir la iglesia y agrego que habrán misas simultaneas, dentro el templo provisorio y al aire libre, cuya eucaristía principal será presidida por el arzobispo de Puerto Montt, monseñor Cristian Caro.

Además el sacerdote critico la actitud de los fieles, señalando que Carelmapu solo vive su Fe el 1 y 2 de febrero, calificando al pueblo como asistencialista, agregando que existe poca solidaridad entre los católicos, lo que hace difícil el trabajo pastoral en medio de un fuerte relativismo, a pesar de que la imagen milagrosa de la virgen de la candelaria es muy poderosa.

En la restauración del templo histórico, partieron trabajando 10 personas, entre carpinteros con experiencia en iglesias chilotas, arquitectos y alumnos en práctica. La Fundación de Amigos de Iglesias de Chiloé ha realizado un trabajo de restauración en una decena de estructuras que en su totalidad son construidas con piezas de madera, quedando solo el diagnostico y la elaboración de la etapa final en el caso del templo de Carelmapu.