Fiscalización a juguetes sólo ha arrojado observaciones menores de la autoridad sanitaria

Hasta un supermercado retail de Puerto Montt se trasladaron profesionales de la Seremi de Salud de Los Lagos, para fiscalizar la comercialización de juguetes y accesorios, enmarcados en el decreto 114, que regula el etiquetado, señalización y composición de los juguetes, cerca de la fecha de celebración de el Día del Niño.

 

La actividad se enmarcó en el plan de fiscalizaciones de la institución de salud que busca realizar un exhaustivo control a la venta de juguetes a nivel regional, para así prevenir intoxicaciones o accidentes en los más pequeños, debido a la calidad de los juguetes, dijo la Jefa del Departamento de Salud Ambiental,  de la institución de salud, Marcela Cárdenas.

“Estamos realizando estas fiscalizaciones que buscan verificar el decreto 114 que dice relación con una adecuada rotulación, con la información del fabricante y las debidas indicaciones en caso de tener piezas pequeñas que puedan ser manipuladas por niños menores de tres años”, dijo Marcela Cárdenas.

Además, la profesional explicó que durante esta semana se han visitado diversas tiendas de retail y lugares donde se venden los juguetes donde no hemos encontrado falencias y sólo observaciones menores, “lo más importante es el llamado que hacemos a los padres quienes son los responsables de adquirir estos productos en locales autorizados”, afirmó Cárdenas. 

Riesgos para la salud

Cabe señalar que el Decreto 114, entre otras cosas detalla que  “Los juguetes deberán ser diseñados y fabricados de forma que su ingestión, inhalación, contacto con la piel, las mucosas o los ojos, no represente riesgos para la salud o peligro de lesiones corporales cuando se utilicen de acuerdo a su destino normal conforme a su uso previsible por el comportamiento habitual de los niños”.

¿En qué fijarse para adquirir los juguetes?

El llamado a la población y especialmente a los padres, es a tener precaución al momento de adquirir productos de este tipo. Y fijarse principalmente en detalles como: 

– Nombre o razón social y domicilio del productor o responsable de la fabricación o importación del juguete.

– Nombre genérico del producto, cuando este no sea plenamente identificable a simple vista por el consumidor.

– País de origen del producto.

– Leyenda o símbolo que indique la edad del usuario recomendada por el fabricante.