Perito de la PDI expone sus pinturas en el cuartel de Puerto Montt

Marcia Valiente, perito planimétrico de la PDI de Puerto Montt no es una mujer que pase desapercibida. Su belleza, carisma y simpatía iluminan el edificio central de la Décima Región Policial y este año, en el marco del 79º aniversario de la Policía de Investigaciones, mostró todo su potencial artístico en la exposición que reunió sus mejores obras pictóricas.

 

¿Desde cuando empezó tu relación con la pintura?

– Desde que tengo uso de razón, desde chica.

¿Y por qué no se dedicó de lleno al área de la pintura?

– Después del colegio entré a estudiar educación física, estuve tres años, pero congelé y posteriormente entré a estudiar Diseño Gráfico, profesión que se relaciona más con esa área.

¿Cuál es la reacción de los detectives cuando ven sus pinturas?

– Dicen ¡guau, que lindo! Se sorprenden porque están acostumbrados a ver sólo mi faceta profesional y no se imaginan que uno puede hacer otras cosas, menos artísticas, en sus ratos libres.

¿La PDI entrega los espacios para estas prácticas culturales?

– Si los da, hay mucha gente en la PDI que tiene cualidades artísticas y le gusta exponer su arte ante otros funcionarios, pero uno también tiene que generar esos espacios.

¿Qué te parece que sus pinturas fueran escogidas para la exposición de conmemoración de los 79 años de la PDI?

– Me siento orgullosa de mostrar lo que hago, me agrada que le guste a los colegas y a quienes visitan el hall del edificio de la PDI.

¿Te gustaría exponer estos cuadros en otro lugar de Puerto Montt?

– Me encantaría, pero me da un poco de vergüenza, tal vez por el temor al que dirán, pero eso es parte del juego y uno tiene que estar preparada para aceptar las críticas.

Finalmente ¿Qué les dirías a los policías que tienen dotes artísticas y no se atreven a desarrollarlos?

– Yo les diría a todos los colegas que tienen un lado artístico, que lo  cultiven lo que más puedan, porque aparte de que el arte maravilloso, la pintura sirve como una terapia de relajación, donde uno vierte todo lo que siente en la tela, y se expresa a través de los colores y las figuras. Yo amo el arte en todas sus formas y sentidos, y el estoy convencida que el desarrollar las capacidades artísticas permite crecer espiritualmente.