Diputados DC califican la reforma tributaria sólo como un “ajuste”

Como “sólo un ajuste, y no una reforma” calificó hoy el diputado de la Democracia Cristiana, Patricio Vallespín, los anuncios formulados anoche por el Presidente de la República. El diputado dijo que “aunque tenemos que conocer los detalles de la iniciativa, todo indica que sólo se están ajustando algunos tributos y que el objetivo es exclusivamente financiar educación, quedando absolutamente pendiente la agenda de demandas ciudadanas”.

 

 Vallespín precisó que “claramente es insuficiente, lo dijimos desde un comienzo, aumentar la recaudación en US$ 700 millones no alcanza para cubrir las necesidades en salud, vivienda y no alcanza para mantener y reforzar el pilar solidario implementado durante el gobierno de Michelle Bachelet. Es un conjunto de ajustes para financiar los anuncios en materia educacional, pero las desigualdades continuarán porque el sistema tributario chileno requiere cambios mayores y profundos”.

El legislador agregó que “nos queda la sensación que si bien se aumentó la carga impositiva para las grandes empresas, para dejar tranquilos a los parlamentarios y dirigentes de la UDI, en nada más se toca a los empresarios; palabras como elusión y evasión estuvieron ausentes del discurso, no se habla de eliminar franquicias y tampoco se anuncian apoyos para las pymes. Un gallito que ganó la UDI, y que no nos permite avanzar en la disminución de las desigualdades”, y aseguró que “las grandes empresas deben pagar no sobre utilidades retiradas, sino que devengadas para que de verdad paguen impuestos. Hoy pagan sólo sobre el 30% de sus utilidades y el resto lo maquillan”.

El diputado resaltó que “del dicho al hecho, puede haber, además, una diferencia considerable, por eso, esperamos que el proyecto se ingrese a la brevedad, especialmente para conocer cuáles son realmente las iniciativas en beneficio de la clase media,  no tenemos aún detalles, cifras exactas, y el temor a la letra chica persiste. Nuestra bancada había solicitado un aumento en la cantidad de familias exentas del global complementario, actualmente hasta $553.000, pero el Gobierno mantiene la cifra. Es necesario conocer exactamente cuál será el descuento para cada tramo y cómo se producirá el ajuste, obviamente, no da lo mismo y lo que buscamos es disminuir brechas actuales”, e insistió en que “hay temas que constituyen un aporte, como es el permitir que las familias puedan deducir de impuestos los gastos que realizan en educación; sin embargo, en este punto habrá que ver con claridad quiénes podrán obtener este beneficio y qué topes existirán. Por ahora, la intención es buena, hay que ver el detalle y si se puede generar un tipo de compensación en esta área para quienes no pagan impuestos”.

Finalmente, Vallespín dijo que “la tramitación de este proyecto que, reiteramos, no es una reforma, sino ajustes al actual sistema, tendrá que necesariamente pasar por acuerdos y es muy probable que ocurra lo mismo que pasó con el post natal, cuando gracias a los aportes de la oposición, el proyecto logró mejorarse, aumentado la cobertura y montos del subsidio”.