Ex edificio de la PDI será enajenado por instrucción de la ministra de Bienes Nacionales

El edificio que ocupó por largas décadas la PDI en el centro de Puerto Montt nuevamente sale a la palestra, ésta vez las voces críticas surgieron desde el municipio donde el alcalde Rabindranath Quinteros indicó que, tras el anuncio de la seremi de Bienes Nacionales en la región de Los Lagos de poder optar a adjudicarse el inmueble mediante un proyecto, la Ilustre Municipalidad postuló con la intención de que el edificio sea ocupado por reparticiones públicas las que hoy se encuentran diseminadas lo que involucra un alto gasto mensual en arriendo.

El inmueble lo pidió el Gobierno Regional el cual lo tuvo durante poco más de un año en sus manos pero luego, presupuestando que se necesitarían casi mil millones para acondicionar el edificio, el GORE decidió no ocuparlo. Tras esto la seremi de Bienes Nacionales afirmó que el inmueble se entregaría a alguna entidad que llegue con un proyecto viable. Pero esta mañana el alcalde Quinteros manifestó su molestia al sostener que tras haber formulado un proyecto que consideraba una inversión de 115 millones de pesos, recibió una carta desde la seremía donde se dice “que no es posible acceder a la entrega del edificio al municipio ya que el inmueble será enajenado en licitación pública por instrucción de la ministra de Bienes Nacionales”.

“No puede decir la ministra lo que hay que hacer en el centro de la ciudad, este Gobierno se ha caracterizado por ser el más centralista desde el advenimiento de la democracia, no logran entender que el país necesita descentralización, los parlamentarios deben jugársela por las regiones”, puntualizó Quinteros añadiendo que considera que el problema está en que “estamos es un gobierno privatizador, por eso están los problemas en educación y salud”.

Queda entonces la incertidumbre en saber qué pasará con el edificio de calle Egaña que bien podría haber sido utilizado por alguna entidad pública o privada, considerando que alguna vez también los estudiantes de la ULA quisieron ocupar el edificio como espacio para sala cuna y centro cultural.