TDLC condenó por colusión a Salcobrand y Cruz Verde con multas de más de 9 mil millones de pesos cada una

Tras 44 meses desde que comenzó la investigación, en mayo del año 2008, hoy se conoció la decisión del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) en uno de los casos que más repercursión ha tenido en el último tiempo: la colusión de las tres grandes cadenas de farmacias, Salcobrand, Cruz Verde y Farmacias Ahumada que desencadenó en el alza concertada de los precios de al menos 206 medicamentos entre diciembre de 2007 y marzo de 2008.

Esta mañana el TDLC entregó la determinación de que luego de haber acogido en diciembre de 2008 el requerimiento presentado por la Fiscalía Nacional Económica y de haber reunido toda la información necesaria para llegar a una sentencia, se condenó a Farmacias Cruz Verde S.A. y a Farmacias Salcobrand S.A. al pago de 20 mil Unidades Tributarias Anuales que se traducen en más de 9 mil millones de pesos por cada cadena, en tanto Farmacias Ahumada se acogió a reconocer los hechos llegando a un acuerdo conciliatorio con la Fiscalía Nacional Económica en abril de 2009 aportando antecedentes y pagando una multa cercana al millón de dólares.

La sentencia del TDLC estableció la existencia de un acuerdo ilícito mediante evidencia directa, relacionando y cruzando la información contenida en correos electrónicos y declaraciones de ejecutivos de las cadenas de farmacias y de laboratorios involucrados, con la información de los movimientos efectivos de los precios a público de cada uno de los medicamentos indicados en el requerimiento, y con la información de las cotizaciones que regularmente cada cadena farmacéutica hace de los precios de su competencia.


Dicha evidencia permitió establecer que Salcobrand transmitió, por intermedio de ejecutivos de diversos laboratorios, su disposición a ser el primero en modificar al alza los precios de ciertos medicamentos, y luego las tres cadenas de farmacias coordinaron las fechas en que se producirían estas alzas en cada una de ellas. De esta forma, las alzas de precios se realizaron –en su mayoría- siguiendo un patrón preestablecido, denominado “1-2-3”, en el que la primera alza era realizada por una cadena (casi siempre, Salcobrand) en el “día 1”, seguida por otra cadena en el día “2”, y concluyendo la última en el “día 3”.

Así, se acreditó que una de las cadenas comunicaba al laboratorio correspondiente la fecha en que incrementaría sus precios, para que lo transmitiera anticipadamente a las otras dos cadenas, y esperaba que le confirmaran que ellas también seguirían esa alza en los días acordados. Incluso, algunos correos electrónicos de ejecutivos de laboratorios dan cuenta de que éstos informaban a una farmacia en los casos en que otra tuvo alguna dificultad para implementar el alza de precios acordada, y les avisaba cuándo lo harían. Además, se corroboró la existencia de un monitoreo de precios

Entre los medicamentos materia de esta colusión se encuentran hipotensores, anticonceptivos orales, anticonvulsivantes, antidepresivos y antihistamínicos, y en cada una de las categorías de medicamentos analizadas las tres cadenas de farmacias poseen, en conjunto, una participación de mercado de entre 70% y 99%.