Plaga de orugas ataca los canelos en la zona del lago Llanquihue

Desde los primeros días de octubre del año 2010 comenzó el primer ataque de la larva u oruga que diseca las hojas del canelo, en campos pertenecientes a la zona lacustre de nuestra región. Esta oruga probablemente familia de los arácnidos, es de las pocas que produce tela. Aparentemente la larva llega a través de sus propios medios porque vuela, su objetivo “las hojas del canelo” desde donde se alimenta. Comienza por la copa del árbol, para luego descender mediante la especie de tela de araña que produce hacia las siguientes hojas o ramas.

 

Con la tela araña que produce la oruga logra juntar entre 4 a 8 hojas para formar un capullo dentro del cual forma una colonia de larvas u orugas. Una vez disecada la hoja (producto del viento) cae al suelo para así salir la colonia.

Esta larva durante estos dos últimos años sólo se ha dedicado a atacar al canelo, no produciendo el mismo daño a otras especies arbóreas que conforman el bosque nativo de la zona lacustre, como tampoco ataca a árboles frutales.

Aparentemente esta larva no produce daños a los humanos ni animales de acuerdo a lo que hemos comprobado en terreno mediante la investigación que hemos realizado estos dos últimos años.

De preferencia esta larva ataca a los canelos de gran altura, de 10 a 15 metros aproximadamente y en menor escala ataca a los canelos hembras que son aquellos que producen semillas. Sin embargo, al macho lo ataca en su integridad provocando (según el diagnostico realizado por este medio el año 2010) que algunos ejemplares se sequen.

Durante lo que hemos observado este año, otro de los efectos que llama considerablemente la atención es que las larvas no son amedrentadas por las cenizas del volcán, ya que estas hojas por su dimensión (7 a 10 cm de largo; 7 cm de ancho) acaparan gran cantidad de cenizas, no siendo impedimento para que esta larva u oruga diseque las hojas provocando la muerte de algunos árboles.

Cabe destacar, que sólo se alimentan de hojas maduras y grandes, no comen los brotes de nuevas hojas, por lo cual sólo atacan árboles grandes.

Cuando comenzamos a realizar esta investigación el año 2010 en el fundo “Las Cumbres” de propiedad del señor Juan Llegues, el propietario a través de su hijo informó del extraño suceso que provocaba esta larva a CONAF, no recibiendo hasta el momento informe alguno respecto al origen y daño que provoca lo que ha quedado registrado en las distintas sesiones fotográficas que hemos ido recopilando durante este tiempo. Es de esperar que las autoridades del SAG o CONAF se preocupen de esta situación que causa inquietud a quienes poseen bosque nativo de canelo.