Radiación solar aumentó respecto de 2010 según investigación de la Universidad de Santiago

Si bien las condiciones del tiempo durante los últimos días han esta marcadas por la inestabilidad, con días de nubes amenazantes y tardes que han bordeado los 30 grados, lo cierto es que la radiación Ultra Violeta (UV) está presente a  cualquier hora del día, y lo más importante, con mayor intensidad.

 

Así lo confirman una serie de mediciones realizadas por el investigador y académico de la Universidad de Santiago, Ernesto Gramsch, según las cuales los índices de radiación UV han aumentado en forma considerable.

“A partir de las mediciones diarias que hacemos en nuestro Departamento de Física, desde 2001, nos hemos enfocado a observar comparativa y especialmente lo que ha ocurrido durante los años 2008, 2009 y 2010, para compararlo con este año. Los resultados muestran que en 2011 tenemos un 10% más de radiación que la registrada el año pasado”, puntualiza el profesor Gramsch.

De acuerdo a los datos que ha recopilado el académico Usach, a la fecha “se está enfrentando un índice 11 de radiación, guarismo que en años anteriores constituía el máximo en pleno verano, a fines de diciembre o primeras semanas de enero. Ahora estamos en la primera quincena de noviembre, y ya lo alcanzamos”, advierte  con preocupación.

Un aumento en el agujero que afecta a la Capa de Ozono, así como el calentamiento global, son algunas de las causas que pueden incidir en esta alza de la radiación, advierte Gramsch.

Riesgos y cuidados en verano    

Si ya resultan preocupantes los datos entregados por el académico del Departamento de Física Usach, el propio investigador prevé que el escenario será de mayor cuidado en los meses de verano.

Según explica, “con los antecedentes que ya se manejan a estas alturas del año, es muy probable que en los meses de enero y febrero, alcancemos índices cercanos a 12 ó 13, lo que es altísimo, ya que conlleva una serie de riesgos para la salud de las personas”.

Enrojecimientos, eventuales manchas en zonas  expuestas al sol, envejecimiento prematuro y hasta el desarrollo de un cáncer a la piel, en el peor de los casos, son algunos de los riesgos a que se exponen quienes no tomen las medidas de cuidado necesarias, las que muchas veces son dejadas de lado, explica el experto, dado que los efectos de la radiación, “son acumulativos y no inmediatos”.

“El uso del bloqueador solar, evitar la exposición directa al sol durante las horas de mayor impacto -entre las 11 de la mañana y las 15 horas- y el uso de sombreros en ese horario, aunque idealmente durante todo el día”, son parte de las medidas a considerar, concluye el académico Ernesto Gramsch, quien agrega que estos cuidados deben intensificarse en los niños y niñas, y en adultos con pieles más sensibles o blancas.

Foto: http://www.flickr.com/photos/pablodavidflores/4283841058/