Saldos vencidos de prepago se podrán usar en nuevas recargas a contar de diciembre

A partir del 1° de diciembre de este año los cerca de 16 millones de clientes de telefonía móvil en modalidad de prepago podrán mantener los saldos en dinero que no utilizaron y agregarlos a una nueva recarga que se realice dentro de los 180 días a partir de la última realizada. Así lo anunció hoy la Asociación de Telefonía Móvil (Atelmo) -que reúne a las compañías Claro, Entel, Movistar, Nextel y VTR- al Ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Pedro Pablo Errázuriz, quien valoró la medida.

 

“Para el Gobierno es muy importante que los usuarios de prepago, que son la mayoría en el país, tengan cada vez un mejor servicio de telefonía móvil y se respeten sus derechos como consumidores. Parte central de nuestra agenda en la SUBTEL ha estado enfocada a brindarle a los consumidores más y mejores derechos, uno muy importante es permitir que los usuarios de prepago no pierdan su plata y la puedan usar hasta seis meses para comunicarse”, planteó el Ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Pedro Pablo Errázuriz.

El Presidente Ejecutivo de Atelmo –Guillermo Pickering- agregó que esta medida implica un avance importante para la industria y un beneficio concreto para 16 millones de chilenos que utilizan la modalidad de prepago, los que conforman aproximadamente el 70% del total de usuarios de telefonía móvil. “Esto es parte de un proceso de la industria para acercarse y atender a las necesidades de los usuarios ya que les entrega mayor libertad para decidir cuándo recargar sin necesariamente perder el saldo que no utilizaron”.

Pickering agregó además que el modelo de recargas implementado por las empresas “ha permitido masificar en forma significativa el servicio de telefonía móvil permitiendo acceso a todos los segmentos de la población, llegando prácticamente a todo el país”.

Por su parte, el Subsecretario de Telecomunicaciones, Jorge Atton, resaltó que “esta medida demuestra que la Industria puede avanzar en cambios que favorezcan a los consumidores sin esperar que todo se fije por ley. La autorregulación es una práctica habitual en los países desarrollados y en Chile debemos avanzar más en ese rumbo. Todo lo que signifique transparencia, competencia por calidad de servicio, libertad y respeto por los consumidores, va en la línea de lo que buscamos como Gobierno para el mercado de las telecomunicaciones”.