Cientista Político: “Encuesta Adimark revela que este es un gobierno de ministros”

“No hay cambios significativos respecto de las últimas mediciones”, es la frase que mejor parece resumir los resultados de la última encuesta Adimark, sobre los índices de aprobación y rechazo, a la figura y gobierno del presidente Sebastián Piñera, así como a las coaliciones políticas e instituciones republicanas.

 

Un 31% de aprobación, versus un 63% de rechazo, son los principales resultados arrojados por la encuesta telefónica hecha sobre un universo de mil 110 hombres y mujeres de Santiago (503) y regiones (607), entre el 3 y el 29 de octubre.

Al analizar los principales antecedentes entregados por el estudio, el cientista político de la Universidad de Santiago (USACH) Bernardo Navarrete, destacó que “si bien (Piñera) presenta un aumento de un punto, ello está dentro del error estadístico, por lo que no constituye un alza significativa y confirma que se mantiene el promedio de 30% de aprobación”.

Un gobierno de ministros      

Si bien el gobierno experimenta una baja en el respaldo ciudadano a la labor desarrollada, que desciende de un 31% a un 28%, ello contrasta con los altos niveles de apoyo que muestran -en forma individual- algunos ministros y ministras.

El titular de Defensa, Andrés Allamand, recibió un 78% de aprobación a su gestión, asociado a la tragedia aérea en Juan Fernández. Lo equipara Carolina Schmidt, del Sernam y sigue Laurence Golborne, de Obras Públicas, con un 75%. La aprobación del postnatal por la  primera  Secretaria  de  Estado y la fuerte imagen impulsada por Golborne, explicarían estas cifras, que según  Navarrete, “son un denominador común en las encuestas de opinión, en que las figuras bajan o suben según su actuar ante hechos y circunstancias de alto impacto público”. Felipe Bulnes, de Educación, resulta como el peor evaluado, llegando al 34%.

Lo anterior lleva a Bernardo Navarrete a sostener que “parece ser que estamos ante un gobierno de ministros. Se tiene a un presidente con bajísima credibilidad y confianza, con un magro liderazgo, por lo que se percibe que quienes están haciendo las cosas, son los miembros de su gabinete”.

Instituciones y conflicto estudiantil  

Como “delicado” califica el especialista de la Universidad de Santiago, el nivel de desaprobación que ostentan las principales instituciones de la República, ya que, según sostiene “es inusual en una democracia como la chilena, que siempre se ha caracterizado por su estabilidad”. Agrega que “es muy posible que este gobierno sea recordado como aquel que no supo recuperar el valor de dichas instituciones”, atendiendo que el Senado y la Cámara de Diputados no superan el 30% de aprobación

Por su parte, el movimiento estudiantil por la educación pública mantiene una alta aprobación a las demandas planteadas, alcanzando un 67%, si bien la forma en que se han dado las movilizaciones -muchas de ellas con hechos de violencia callejera- han influido en una baja en la aprobación a los modos de canalizar las demandas. Frente a esta  realidad Navarrete advierte, finalmente: “Será necesaria una reformulación que permita dar continuidad al movimiento y sus exigencias”.