9,8 % de reajuste salarial pedirán funcionarios públicos para el año 2012

“Creemos que es de justicia que los servidores públicos no sólo recuperen parte del poder adquisitivo, sino que también sea tomado en cuenta el crecimiento económico del país como referente de nuestra negociación”, con estas palabras el presidente de la ANEF, Raúl de la Puente, habló sobre el reajuste salarial de los funcionarios públicos que tiene un piso de un 9,8 %.

El dirigente explicó que la solicitud de reajuste de 9,8% se argumenta en hechos técnicos como el IPC esperado para 2011 de 3,3% y el crecimiento del PIB que se proyecta en 6,5% para este año. La propuesta contempla, además, bonos por término de conflicto, aguinaldos, un capítulo especial sobre incentivos al retiro y la solicitud de nivelar las asignaciones para trabajadores de zonas extremas en base al cálculo que se aplica actualmente a las Fuerzas Armadas.

Respecto al incentivo al retiro, De la Puente recordó que el ministro Larraín había quedado de enviar una propuesta durante el primer semestre de este año, sin embargo no hubo pronunciamiento de la autoridad.

Por tal razón, la exigencia de la ANEF es que este incentivo al retiro “no sea rebajado como ya se ha propuesto a otras organizaciones, dado que consideramos que es un derecho adquirido que permite complementar en parte la baja tasa de reemplazo al momento de jubilar que, en el caso de los funcionarios públicos, es de un tercio del sueldo percibido como trabajador activo”, explicó.

Sobre el reajuste al sector público, que solicitarán sea de 9,8%, exhortó a los dirigentes sindicales del IPS a apoyar las acciones de la mesa de negociación, que se abrirá este viernes 04 de noviembre con la entrega de la propuesta formal al ministro de Hacienda, Felipe Larraín, y que cuenta con el aval de catorce organizaciones que integran la plataforma sectorial.

La Asamblea Extraordinaria, organizada por los representantes de los funcionarios del ex INP, busca consensuar posiciones respecto a los cambios institucionales vividos en el Instituto de Previsión Social (IPS), los que han afectado la empleabilidad de sus trabajadores, y proponer estrategias para enfrentar el escenario político-sindical y social actual.