Mideplan encuestó casi a 400 personas en situación de calle en la región de Los Lagos

Casi 400 encuestas fueron realizadas en la región de Los Lagos, cifra que podría variar levemente en el transcurso de estos días. Aunque en su gran mayoría se hizo a personas que hospedan habitualmente en el Hogar de Cristo, decenas de voluntarios salieron a recorrer distintos puntos de calle en las comunas de Puerto Montt, Osorno, Calbuco, Ancud, Castro y Quellón con la finalidad de realizar la encuesta del Catastro Calle 2011 que llevó a cabo el Ministerio de Planificación durante la semana recién pasada.

 

El Seremi de Planificación, Rodrigo Carrasco se mostró muy satisfecho por la convocatoria y compromiso entregados;  “La semana pasada fue muy intensa, tanto en lo operacional como en lo emocional. Es destacable la labor que realizaron los voluntarios, y tantos otros que hicieron posible este Catastro 2011 en la región. Fue una inolvidable semana de la Solidaridad”.

A nivel nacional más de 9 mil voluntarios recorrieron 220 comunas y resultados finales se conocerán a fines de noviembre, lo cuales serán claves al momento de diseñar una política pública para mejorar la calidad de vida de los más vulnerables.

Hasta el momento, las cifras hablan de 11 mil personas a nivel nacional que viven en situación de calle, sin contar los datos del catastro de niños realizado por Sename que se extenderá hasta el 31 de Agosto.

Cabe destacar que el Seremi de Planificación recorrió las 6 comunas en donde se llevó a cabo la encuesta, participando activamente junto a los gobernadores provinciales.

“Lo vivido durante el Catastro Calle 2011 reconfirma la vocación social de este gobierno y del propio presidente, que ha impulsado reformas profundas como el nuevo Ministerio de Desarrollo Social”, finalizó Carrasco.

 

Algunas historias de vida:

DON JUAN “DEL BOTE”.  PUERTO MONTT. REGIÓN DE LOS LAGOS.

En medio del Catastro Calle en la Región de Los Lagos, en pleno corazón de la ciudad, en el sector por donde transitan cientos de vehículos rumbo a restaurantes y casas de familias tradicionales de Puerto Montt, hay un submundo que pocos conocen. En Pichi Pelluco, a pasos del muelle en donde, de día, los pescadores artesanales llegan y salen con sus botes al mar en busca de trabajo, duermen historias inimaginables.

“Don Juan del bote”, así es conocido un hombre de 54 años que duerme, cada noche, literalmente bajo un bote, a pasos del mar, sobre la arena y en su propia vieja embarcación dada vuelta y forrada en plásticos para que no se pase la lluvia. Más de cuatro años inmerso en una rutina a la que ya parece acostumbrado este hombre, a quien de paso el Intendente Regional, el Seremi de Planificación y demás autoridades que acompañaron en la encuesta nunca le vieron la cara. Mencionó no estaba dispuesto a mojar su cama con la copiosa lluvia que caía esa noche sobre la ciudad.

Con una familia a cuestas, una madre con casa propia y dos hijas en los alrededores, el alcohol se llevó la vida que tanto gozaba. Pescador como pocos y amigo de muchos, el vicio pudo más que su voluntad.

 

JOSÉ LEONARDO VARGAS, EL HOMBRE QUE VIVE EN UNA MICRO ABANDONADA. PUERTO MONTT, REGIÓN DE LOS LAGOS.

De sus 60 años, 5 los lleva viviendo dentro de una micro abandonada en un sector conocido como Pullencho de las Quemas, a 25 km de la ciudad de Puerto Montt. Regalo que por cierto transformó en su hogar, instalando su cama, una mesa, lava platos – aunque aún sin conexión al agua potable- estufa a leña y hasta una lavadora en desuso dentro de la vieja máquina. Se desplaza con un bastón y le cuesta hablar debido a un problema vascular que presentó hace un par de años. Con un buen pasar económico en su vida de casado, hoy, ya separado, las cosas para él no han sido fáciles. Distanciado de sus hermanos por problemas de herencia, aunque viven a sólo metros, pocas palabras se dirigen. Recordando sus años de infancia relata, con voz temblorosa, “mi papá se tomaba toda la plata”. En medio de la conversación entablada junto al Seremi de Planificación para la encuesta del Catastro Calle, saca de su desgastada billetera su carnet de identidad y pegado a él, un santito del sagrado corazón. Un hombre de fe, padre de 3 hijos y que pese a la inmensa soledad que lo rodea, su fiel compañía no es más que la de un perro llamado “Oddy”.

MANUEL CÁRDENAS, UN HOMBRE DE FE. OSORNO, REGIÓN DE LOS LAGOS.

Manuel Cárdenas, de 40 años presenta ciertos problemas psiquiátricos, según dice y desde hace un tiempo aloja en una habitación especialmente acondicionada para personas en situación de calle con problemas de alcoholismo y que integrantes de la Iglesia Evangélica del sector Quinto Centenario de Osorno han creado para ellos, demostrando con ello de paso, su gran espíritu solidario. “Yo estoy tres semanas aquí y no he tenido ganas de ingerir alcohol. Yo creo que era para suplementar mis medicamentos para no sufrir ataques, pero aquí no me han dado”.

Manuel vive “macheteando” y “cachureando”, como él dice, pero asegura “era lo último que pensaba andar haciendo”. Consigue latas, botellas, todo lo que pueda servir para revender o cambiar, porque según confiesa “hay vicios”.

En su habitación hay 7 literas y una estufa que acalora el ambiente. Frente a él aloja un hombre de 60 años que reconoce en ese lugar le han salvado la vida. Ambos pertenecen a las casi 130 personas en situación de calle encuestadas en la comuna de Osorno y aunque hoy tengan la fortuna de dormir bajo un techo digno, el día de mañana para ellos también es incierto.