Autoridades llaman a volver a clases indicando que en pocos días más se podría perder el año escolar

35

El Seremi de Educación Carlos Muñoz y el Intendente Juan Sebastián Montes presentaron esta tarde a la opinión pública un documento denominado «Carta abierta por la educación en la región de Los Lagos». En la misiva señalan que «estamos en un momento histórico donde como sociedad estamos haciendo un cambio profundo en las políticas de educación pública, y nos preocupa el grave riesgo al que se enfrentan los más de 15 mil estudiantes de nuestra Región que desde hace más de dos meses no van a clases, presionados por una minoría de sus pares que a través de esta medida extrema, buscan que dicho avance se produzca de inmediato, en desmedro de su propio desarrollo y aprendizaje educativo, ante un proceso que como tal tiene etapas, al igual que todo en la vida».

Las autoridades añadieron que implementar las propuestas de Gobierno requieren de tiempo y que por ello «es muy importante que los alumnos vuelvan a las aulas para seguir estudiando, pues quedan en promedio cinco días para evitar perder el año escolar que exige por Ley el mínimo de un 85% de asistencia. Deben recuperar las horas perdidas con suma urgencia y detener las ausencias ya, especialmente los que cursan cuarto medio y que deben rendir la PSU en noviembre».

«Las tomas se han descontrolado. Hay robos, destrozos y una creciente agresividad que mantiene asustada a la gente que no está involucrada en estas movilizaciones, y los municipios poseen pérdidas millonarias que se sabe no podrán ser cubiertas para que se pague a profesores, al personal administrativo y se cubran los costos básicos de lo que implica la recuperación de las clases ya perdidas si se persiste en este tipo de protesta».

Frente a lo anterior el seremi de Educación y el Intendente hicieron un llamado a «deponer las acciones extremas y violentas». A los estudiantes pidieron «que comprendan que estamos avanzando, que lo seguiremos haciendo para tener puntos de acuerdo como lo establece la Ley, y que mientras ello sucede vuelvan a las aulas, para aprender y responder a la confianza que sus padres han depositado en su capacidad para salir adelante y superarse». Extendieron el llamado a la comunidad a deponer y condenar todo uso de violencia y fuerza «y apoyar el diálogo como vía racional y responsable para llegar a acuerdos».