Parrillas, leñeros, muebles, camas, artesanía: fruto del trabajo de internos de la cárcel Alto Bonito

Camioncitos de madera, sillas, puertas, camas, artesanía, parrillas, leñeros, parte de los productos que un grupo de internos de la cárcel Alto Bonito en Puerto Montt confecciona en los talleres que son una fuente de ingreso para ellos, un respiro a la vida carcelaria y el paso anterior para obtener beneficios.

Gratamente sorprendidos al ver este avance quedaron el presidente de la Comisión Defensora Ciudadana, Alberto Precht y el seremi de Justicia, Marcos Velásquez quienes recorrieron el penal junto al director regional de Gendarmería, Juan Letelier. Tras apreciar los avances reflejados en los trabajos que presentaron los reclusos a un año de su anterior visita, Alberto Precht indicó que estas iniciativas son fundamentales para la rehabilitación ejerciendo un oficio que les permita desempeñarse de buena forma cuando terminen su proceso, situación que se ha replicado en las cárceles de Ancud y Castro. A la vez Precht señaló que “falta muchísimo y nunca será suficiente. Tenemos una gran deuda con los internos, su familia y la sociedad, lo importante es que el interno tenga las menores ganas de volver a delinquir”.

El presidente de la Comisión Defensora Ciudadana destacó la labor de los gendarmes, “he recorrido casi todos los penales del país y gendarmería es una de las instituciones más sacrificadas”, expresó. Consultado si realmente Gendarmería está abandonada, Precht respondió que “siempre hay que ayudarlos más, mucho menos que ayer. Antes habían penales que no tenían ducha con agua caliente para los gendarmes, hoy si; habían penales que no tenían suficiente dotación, hoy se ha mejorado”.

Por su parte el director regional de Gendarmería, Juan Letelier, detalló que se han dado las facilidades a la población penal para los procesos de reinserción social “en la visita del año pasado teníamos trabajando a cinco internos, ahora son más de 300”.

El seremi de Justicia Marcos Velásquez aplaudió los avances este año, especialmente en los talleres que antes eran bodega, “fruto de las reuniones de trabajo se logró el acuerdo para implementar los talleres en donde trabajan cerca de 100 personas, además que ahí se construyeron bancos carpinteros que están repartidos en módulos de internos de baja peligrosidad donde más reclusos están trabajando”.

Velásquez adelantó que hoy en la tarde se reunirá con el alcalde de Puerto Montt Rabindranath Quinteros, porque está latente la posibilidad de instalar un local en Angelmó para distribuir la artesanía que se genera en la cárcel Alto Bonito, asegurando que antes de las fiestas de fin de año debiera estar funcionando. En la actualidad existe una sala de ventas en la entrada del recinto ubicado en Alto Bonito, camino a Pargua, donde la comunidad o empresas pueden adquirir los artículos que tienen un valor agregado: colaborar con la reinserción, esa palabra que mucho se pronuncia pero que requiere del apoyo de todos los actores sociales para que se materialice.