Diagnóstico a tiempo de pacientes con Parkinson permitiría mejorar su calidad de vida

En junio se presentó en el Congreso Anual del Movement Disordes Society la investigación sobre enfermedad de Parkinson a cargo del Doctor Luis Lay-Son, académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago de Chile y director del Diplomado en Medicina Tradicional China.

 

La investigación, cuyo objetivo es la búsqueda de las características clínicas y demográficas de la enfermedad, además de la demora existente en los servicios de atención desde que el paciente se da cuenta del primer síntoma hasta que es atendido por el neurólogo o los especialistas en el área, se titula “La enfermedad de Parkinson: características generales en 100 pacientes sin tratamiento, estudio en un hospital público chileno”.

“Evaluamos a todos los pacientes diagnosticados de Parkinson y nos encontramos con sorpresas, porque del total, el 80 por ciento eran diferidos de la atención primaria y el otro 20 por ciento eran pacientes diferidos de otras especialidades. Las características que a nosotros nos interesaba saber era, por ejemplo, cuánto se demoraba un paciente desde que notaba el primer síntoma hasta que es diagnosticado. El resultado demostró que podían pasar desde uno a 72 meses”, explica Luis Lay-Son.

El especialista aclara que, actualmente, “la estrategia dentro de los neurólogos que se dedican al Parkinson, es hacer un diagnóstico más precoz, pero hasta hoy no había un estudio claro en el sentido de cuánto tiempo lleva el paciente con los síntomas”.

El segundo objetivo de la investigación, es conocer con qué síntoma se manifiesta la enfermedad. Porque, como explica Luis Lay-Son, “es una enfermedad que se viene desarrollando lentamente durante años y cuando al paciente le quedan sólo el 20 por ciento de las neuronas de dopamina, que son las que mayoritariamente afecta el Parkinson, aparecen los síntomas. En este momento la enfermedad se manifiesta con el temblor o la rigidez en el cuerpo”.   

Ante estos resultados, la idea de la investigación es ser un aporte social, generando diagnósticos precoces para mejorar la calidad de vida del paciente. “Es un tema de salud pública.  Estos datos nos sirven para tener una retroalimentación de lo que estamos haciendo, porque no teníamos esta visión. Nos sirve para hacer, educar y mejorar”, comenta el académico.

El Parkinson es una enfermedad, que a diferencia de la diabetes, no se puede diagnosticar con exámenes específicos de sangre o glucosa, limitando la oportunidad de su diagnóstico.

Por esto, el especialista de la Usach insiste que  una de las conclusiones de la investigación es la necesidad de educar a los médicos de los servicios de atención primaria y a la población en general a través de instructivos, guías, pequeñas charlas y conferencias, para que puedan distinguir clínicamente los síntomas que presenta un paciente con Parkinson.

Con este trabajo se podrá generar un modo de pesquisa precoz de los casos para alcanzar a realizar un tratamiento, que si bien no detendrá la enfermedad, permitiría mejorar la calidad de vida de los pacientes. “Hay mucha gente que puede mejorar, no sólo su calidad de vida en las actividades diarias, sino en su trabajo, y podrían seguir trabajando, ser ‘útiles’ laboralmente al menos cinco años más, si es que se pudiera diagnosticar la enfermedad y tratarla”, comenta el académico.

Esta investigación fue realizada entre julio y diciembre del 2010 en el Hospital Barros Luco Trudeau, uno de los campus clínicos donde la Usach desarrolla labores académicas, y del cual el Doctor Lay-Son es coordinador docente del Servicio de Neurología.

Investigación presentada en Canadá

El Congreso Anual llevado a cabo en Toronto (Canadá), durante el cual fue presentada la investigación, es organizado por una sociedad científica-médica, reconocida a nivel mundial, que estudia todas las enfermedades de trastorno del movimiento, dentro de los cuales la más importante es el Parkinson. Sus asistentes son casi tres mil neurólogos que se dedican exclusivamente a esta área.

“Es un lugar de exhibición bastante importante, por la cantidad de gente que va y por la relevancia que tiene la Sociedad y su Congreso. Fuimos el único trabajo chileno que se presentó, previa selección de la comisión evaluadora. Aglutina a los neurólogos más destacados que se dedican a esto”, comenta el Doctor Lay-Son.

El académico cuenta que el trabajo fue publicado en el libro de los Abstract de este Congreso y esperan hacer una publicación, probablemente para una revista de neurología española. Por esta razón continúan examinando más casos de pacientes con Parkinson a quienes  incluir en el análisis de la investigación. “Llevamos 160 pacientes, a partir de esto hemos seguido trabajando y la idea es empezar a hacer la publicación para mandarla a esta revista llegando a 180 ó 200 personas analizadas”, agrega.