Restaurant La Casona, en Puerto Montt, fue multado por fallida fiesta de matrimonio

Al pago de una indemnización de $630 mil pesos a un consumidor y a multa de 15 UTM (cerca de $600 mil) fue condenado el Restaurante La Casona ubicada en el sector Chinquihue de la ciudad de Puerto Montt por no cumplir con una fiesta de matrimonio. 

Todo comenzó  cuando la consumidora Karen Henríquez abonó a la empresa $330 mil, lo que equivalía al 30% del servicio por una fiesta de matrimonio. Sin embargo, pocos días antes de la celebración del evento, la afectada concurrió al local a pagar el resto del dinero y a chequear algunos detalles, encontrándose con la sorpresa que su recepción no estaba agendada. 

Tras algunas gestiones, la empresa señaló que se haría cargo, aunque la funcionaria le explicó que haría cambios al menú comprometido originalmente.  

Ante esto, la consumidora pidió la devolución del dinero, a lo que la empresa respondió que lo haría en determinada fecha. Llegado el día, esto no se cumplió. Tras pedir las explicaciones la dependiente del local le explicó a la consumidora que no podía hacerlo porque no tenía dinero, y que la única opción era devolverlo en cuotas. 

Finalmente la afectada junto a su familia tuvo que improvisar su fiesta de matrimonio,  teniendo que incurrir en gastos extras y generando un claro daño a su estabilidad emocional. 

Al sentir que sus derechos habían sido vulnerados, la consumidora recurrió al SERNAC, organismo que tras realizar una mediación sin resultados positivos, denunció el caso al Segundo Juzgado de Policía Local de Puerto Montt. 

Tras analizar los antecedentes, el tribunal señaló que al no cumplir con lo comprometido la empresa ocasionó daños de carácter moral que atentaron contra la dignidad y derechos de la consumidora. Finalmente, el tribunal condenó a la empresa “La Casona” al pago de la indemnización y multa anteriormente señalada. 

El Director Regional del SERNAC, Sebastián Fernández, explicó que todos los consumidores que contratan un servicio tienen derechos. En el caso de un servicio de organización de matrimonios, el respeto de estos derechos es todavía más sensible pues se trata de un momento importante en la vida de las personas que se puede ver empañado por una prestación de mala calidad. 

Agregó que los consumidores tienen derecho a que se entregue el servicio por el que realmente pagó; que se cumplan los plazos convenidos y se respeten todas las condiciones pactadas (precios, si el servicio incluye mozos, animación, decoración, orquesta etc.)  

Finalmente la autoridad recalcó que los consumidores tienen derecho a ser indemnizado por todos los daños que el incumplimiento de la empresa le haya causado, tal como sucedió en este caso.