Conace abre nuevo programa de tratamiento en Centro de Reinserción Social

20 cupos mensuales en tratamiento financiará Conace, para personas sancionadas en el Centro de Reinserción Social (CRS) de Puerto Montt que pertenece a Gendarmería, esto en el marco de un convenio suscrito por ambas instituciones a nivel nacional.

 

Las personas que cumplan condena en medio libre, ya sea libertad vigilada, remisión condicional o reclusión nocturna y que tengan un consumo problemático de alcohol o drogas, podrán optar a este programa que contempla atención profesional en forma integral, tanto para el paciente como para su familia.

Para dar inicio a este programa, el Supervisor Nacional de Conace Mario Pacheco, visitó el CRS donde señaló que “este convenio se instala acá porque la evidencia internacional indica que el consumo problemático de drogas une a la persona a reincidir en el delito, una persona que cumple condena y no recibe tratamiento no asegura que no cometa delitos similares.”

Por su parte el Director Regional Subrogante de Gendarmería, Comandante Luis López,  señaló que “Conace ya está trabajando con nosotros en el sistema cerrado con un centro de tratamiento en Alto Bonito, este convenio es un apoyo en el proceso de reinserción social, ya que podemos masificar el tratamiento, podemos hacer intervención directa con las personas en medio libre.”

En la práctica este programa entregará tratamiento en las modalidades de ambulatorio básico o ambulatorio intensivo, según sea la complejidad de la adicción, además de actividades grupales de carácter psicoeducativo y visitas domiciliarias con familiares de los sancionados que sean consumidores.

Abraham Saldías, Encargado del CRS señaló que “este convenio es una buena noticia para las personas con medidas alternativas en proceso de reinserción social, ya que en las penas remitidas más de un 80% lo hacen por delitos asociados al consumo de alcohol, problemática social que requiere de urgente intervención que ahora podemos abordar.”

Este programa se enmarca en el compromiso presidencial de triplicar la oferta de tratamiento de aquí al 2014 y es un avance concreto en el proceso de reinserción social, generando nuevas oportunidades para personas infractoras de ley.