Lonko mapuche descarta que CAM haya realizado atentados y denunció accionar del comando Hernán Trizano

80 días en huelga de hambre cumplen Jonathan Hullical, Héctor Llaitul, Ramón Llanquileo y José Huenuche condenados por el ataque al Fiscal Mario Elgueta, hecho sucedido en el mes de octubre de 2008 en la región del Bïo Bío. En este tiempo han bajado más de 20 kilos de peso, por sus condiciones los cuatro comuneros se encuentran internados en el hospital de Victoria.

En Puerto Montt el Lonko Eric Vargas Quinchamán se reunió junto a adherentes de la causa mapuche en la plaza de Armas señalando que junto a otras comunidades estarán en estado de vigilia esperando el resultado que mañana dará la Corte Suprema acerca de los antecedentes plasmados en el fallo del Tribunal de Juicio Oral de Cañete, luego de que la defensa de los condenados entablara un recurso de nulidad que fue acogido en el máximo tribunal nacional, la decisión se espera para las 13 horas de mañana; “existen antecedentes más que suficientes para que ese juicio sea anulado, existiendo testigos encubiertos sin tener el derecho a contrapreguntar, no hay ninguna prueba concreta que los incrimine directamente como han sido acusados”, puntualizó.

Consultado por la reaparición de atentados incendiarios en la región de La Araucanía, que presuntamente habrían sido acción de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Eric Vargas sentenció que pueden dar plena fe de que no fueron mapuches los autores “no pertenecen ni a la Coordinadora ni al pueblo mapuche, son montajes de parte del Estado y del Comando Hernán Trizano, grupo paramilitar que ha amenazado de muerte a los Lonko, a las autoridades ancestrales y lo más probable es que ellos estén haciendo ese tipo de acciones para acusar el pueblo mapuche”. El comunero indicó que espera que esas acciones violentistas no influyan en la decisión de la Corte Suprema.

Sobre la postura de la Iglesia Católica ante la situación de los comuneros en huelga de hambre, Vargas indicó que echa de menos acciones más enérgicas como la mediación realizada el año pasado añadiendo que “la Iglesia le debe mucho a nuestro pueblo y tiene un deber moral”.