Defensoría saludó a 35 internas de la cárcel de Osorno por el Día Internacional de la Mujer

67

Treinta y cinco mujeres, que permanecen privadas de libertad en la Sección femenina de la cárcel de Osorno, disfrutaron del desayuno que prepararon funcionarios de la Defensoría Penal Pública

para celebrar el Día internacional de la mujer. La actividad -financiada por los trabajadores de la DPP- se realizó hoy a las 9 de la mañana en el recinto penal y contó con la presencia de abogados que asesoraron a las mujeres. 

El defensor regional Francisco Geisse, explicó que este desayuno, realizado en el comedor de la Sección femenina de la cárcel, fue organizado como una forma de acompañar a las internas de la cárcel de Osorno en su día y brindarles asesoría jurídica, tal como se hace constantemente con las visitas de los abogados defensores a los penales de la región. “Quisimos visitarlas, porque este es un día que tiene que ver precisamente con los derechos de las mujeres y eso incluye obviamente a las que están privadas de libertad. La Defensoría va estar pendiente siempre, tanto de los derechos de las imputadas, como los de las condenadas para velar por sus beneficios y sus garantías como internas”, explicó el defensor regional.

Por su parte la imputada  Patricia Quintul, quien permanece en prisión preventiva, agregó que  “para algunas de nosotras es duro celebrar hoy, aunque agradecemos el gesto de la Defensoría ya que siempre es bueno que alguien se preocupe por nosotras. Yo por ejemplo hoy estoy de cumpleaños y lo único que pedí fue poder ver, por 5 minutos, a mi hijo que también esta como imputado en esta cárcel y no pude”, cuenta Patricia Quintul imputada que se encuentra en prisión preventiva. 

La directora administrativa regional, Lorena Castro, en representación de las funcionarias de la Defensoría explico que “la idea nuestra es compartir entre mujeres, todas tenemos muchas cosas en común.  Todas ustedes continúan luchando por sus hijos y sus familias tratando de salir adelante a pesar de estar privadas de libertad”.

Estas ganas de luchar y salir adelante se reflejan en el caso de Silvia Garrido una mujer que permanece internada como imputada, quien hoy durante el desayuno salió de la unidad penal, entre gritos de fuerza y apoyo de sus compañeras,  para asistir a una audiencia en la que se verá la posibilidad de cambiarle la medida cautelar de prisión preventiva por otra en libertad. Esto es muy importante para ella, no sólo por sus lógicas ganas de estar fuera de la cárcel, sino porque si no lo hace antes de mañana perderá la tutela de su hijo.