Empaquetadores de supermercados acusan tener que pagar $ 500 por turno para trabajar

Jóvenes trabajadores y estudiantes universitarios denunciaron que deben cancelar diariamente $500 por cada turno, según la empresa es por concepto de seguro de vida


 

El concejal de Puerto Varas Álvaro Berger y dirigentes de la Juventud Socialista acompañaron a los jóvenes afectados por una situación que consideran irregular al interior de los supermercados, en donde trabajan como empaques recibiendo sólo como remuneración la propina voluntaria de los clientes, señalando que deben cancelar 500 pesos por cada turno trabajado a la empresa.

“En Puerto Varas tenemos más de 130 jóvenes que se desempeñan en diferentes supermercados (Líder y Santa Isabel), los cuales deben cancelar diariamente $500 para poder ingresar a cada turno, muchos de ellos desarrollan diariamente entre 2 o más turnos, lo sorprendente es que el dinero que cancelan van a supuestas empresas, llamadas ‘Oraes, Redes, Universia’, entre otras, que no mantienen ningún tipo de vinculación directa con estos jóvenes, los que relatan que siempre les han dicho que este dinero corresponde a un seguro de vida, lo que es imposible ya que jamás ellos han firmado documento alguno con ninguna de estas empresas nombradas”, indico Berger. 

“Estos jóvenes compran con su propio dinero sus uniformes y los materiales de trabajo, son sancionados si no llegan en los horarios asignados, cumplen horarios de trabajo y tienen un jefe que ven una vez por semana, que es llamado “coordinador de trabajo”. Desde el punto de vista laboral existe un compromiso de dependencia y subordinación” relató Ricardo Inostroza, presidente de la Juventud Socialista de Puerto Varas. 

Para el concejal Berger, esta situación es “realmente insólita, cancelan dinero por un concepto que no tiene sentido y a una supuesta empresa que no presta preocupación por los jóvenes, que en su mayoría son universitarios y trabajan de esta manera no porque realicen un ‘pololo’ sino para cancelar sus pasajes y comprar sus materiales de estudio. Son más de $ 700.000 lo que aportan estos jóvenes en cada uno de los supermercados en donde trabajan, situación que es aun más alarmante en comunas con mayor frecuencia de público como Osorno y Puerto Montt”, sostuvo el edil. 

Berger manifestó que los propios jóvenes quisieron hacer público el hecho y consideró la situación como “un acto de aprovechamiento” preguntándose si las “supuestas empresas” pagan algún tipo de impuestos, tienen iniciación de actividades o han hecho contrato laboral.

“Es un acto que utilizan los supermercados, con el fin de desligarse laboralmente de estos jóvenes al momento de ser fiscalizados por algún organismo que intenta hacer respetar las normativas laborales, traspasando la responsabilidad a una empresa de ‘fantasía’, que por el hecho de entregar un nombre se lleva el dinero que cancelan estos jóvenes diariamente” agregó Berger. 

Por su parte Inostroza dijo que por medio de una carta que entregarán a la inspección del trabajo solicitarán a este organismo que estudie las medidas que se pueden tomar y fiscalicen la situación.