Aduanas renunció querella contra Municipio en caso de internación de buses amarillos

“Con el retiro de esta querella  ha quedado demostrado que no existió delito en el proceso de internación de los buses”, afirmó el alcalde de Puerto Montt.

 

La Dirección de Aduanas desistió esta mañana de las acciones legales emprendidas en contra del municipio de Puerto Montt por la internación de buses para transporte escolar. “Con el retiro de esta querella  ha quedado demostrado que no existió delito en el proceso de internación de los buses”, afirmó el alcalde de Puerto Montt, Rabindranath Quinteros.

En audiencia de sobreseimiento realizada este lunes a las 8.30 horas en el Tribunal de Garantía de la capital regional, la Dirección de Aduanas renunció al ejercicio de la acción legal interpuesta en contra del municipio puertomontino, de modo tal que los 12 buses ya importados por la Municipalidad de Puerto Montt podrán seguir circulando válidamente.

Como contraparte, se estableció el pago de una multa de 2 millones y medio de pesos por parte de cada una de las tres personas que iban a ser querelladas, la que ya fue cancelada.

“Tomamos esta vía porque es la manera más rápida de resolver la situación y garantizar a la comunidad que los buses seguirán operando normalmente y que los escolares más necesitados podrán contar, sin contratiempo alguno, con la locomoción para ir y volver entre sus hogares y sus establecimientos educacionales”, puntualizó el alcalde.

Quinteros indicó  que los errores administrativos cometidos en el proceso de internación fueron subsanados.

 “De haber seguido el juicio, lo habríamos ganado, pero no quisimos exponer el sistema de transporte escolar a mayores cuestionamientos o a la eventualidad de que, nuevamente, el servicio debiese ser suspendido por alguna decisión judicial en el marco de un proceso que podría haber durado un año o más. Ante esa eventualidad, prefiero hacer frente, pagar una multa y asegurar que el sistema funcione y que los niños tengan la locomoción que necesitan”, enfatizó el jefe comunal.

El alcalde lamentó  la incomodidad que el proceso llevado a cabo hasta ahora causó  a los usuarios del sistema. “Aquí hubo quienes tomaron este tema de una manera equívoca, desde el magistrado que ordenó prematuramente la suspensión del servicio de transporte, hasta quienes creyeron que aquí había una manera de enlodar la imagen del municipio, pero los hechos, una vez más, demostraron que estábamos actuando con corrección y pensando en el bienestar social de la comunidad”, comentó Quinteros.

Respecto de los 6 buses que todavía permanecen bajo régimen de suspensión, la Dirección de Aduanas estableció un plazo de 15 días corridos y prorrogables para que la Municipalidad normalice la situación.

Sobre ese tema, el alcalde Quinteros señaló que la Dirección Jurídica del Municipio ya está trabajando en la búsqueda de una fórmula que asegure que, en el menor tiempo posible, esas máquinas queden liberadas y disponibles para sumarse a las tareas de traslado de escolares en la comuna.