Colmena, Cruz Blanca y Ferrosalud, tres isapres que aumentan los precios en planes de salud

51

Puede parecer un momento inoportuno para agregar otra carga económica al golpeado bolsillo post marzo y en especial al afectado presupuesto de las familias

residentes en las zonas destruidas por la catástrofe natural, tres de las siete isapres existentes en Chile decidieron aumentar los precios en los planes de salud en torno a un promedio del 1.6%: Colmena Golden Cross, Ferrosalud y Cruz Blanca (Ex ING Salud). Las razones del incremento que comenzará a partir del 1 de julio de 2010 se desconocen y en opinión del Senador Guido Girardi «el alza se hizo en forma antojadiza sin tener ninguna relación con el aumento real del costo de la salud y lo hicieron sólo para incrementar sus utilidades en un momento en que el país le pide a todas las instituciones y en particular a las de salud que tengan una conducta distinta».

En tanto el diputado Enrique Acorssi manifestó que las Isapres «hoy día autoregulan sus precios, no tienen un marco de regulación que sea conocido, no se regulan ni por IPC, ni por un polinomio como lo hacen en otras áreas como el transporte». Los parlamentarios PPD hicieron un llamado a la ciudadanía a cotizar y que si no están de acuerdo con el alza en los precios se cambien a otra institución de salud privada o a Fonasa. Agregaron un dato escalofriante: en los últimos 10 años ha aumentado en un 75,5% el costo de las prestaciones en salud privada. Girardi incluso habló de «colusión» porque «el Presidente de la Asociación de Isapres ha defendido la situación».

Las Isapres que mantienen los precios y que representan el 60% del mercado nacional son: Consalud, Masvida, Banmédica y Vida Tres. Una de las instituciones que si subirá el costo de los planes es Colmena Golden Cross, quienes según la investigación hecha por Ciper Chile «donaron» 2 millones de pesos para financiar una campaña parlamentaria en el año 2005 (ver enlace).

Los parlamentarios anunciaron que repondrán un antiguo proyecto de ley que busca reformar el sistema de salud que termine con las exclusiones, la preexistencia, las discriminaciones por sexo y edad y que estableza un IPC de Salud mediante el cual se pueda demostrar fehacientemente que si los insumos para las prestaciones de salud suben se incrementen transparentemente los valores en los planes.