Crítica de diputado a futuro Ministro de Hacienda por postura en precio de combustibles

35

“El nuevo gobierno debe mostrar un interés real en el bienestar de los chilenos y para ello algunos ministros deben abandonar su mentalidad de beneficio individual para comenzar a pensar en el bien común”,

manifestó el diputado Patricio Vallespín, quien lamentó la primera definición económica del futuro Ministro de Hacienda Felipe Larraín, quien estaría evaluando aumentar el impuesto a los combustibles, a partir de una recomendación hecha por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID.

 

“El gobierno electo -sostuvo Vallespín-, daría la primera señal de inconsecuencia política, puesto que durante todos estos años en que fueron oposición y aún con más fuerza durante la campaña hablaron de rebajar los impuestos en general y ahora Larraín anuncia que el gobierno de Piñera está evaluando seriamente aumentar la tributación en el ámbito de los combustibles. Es de esperar que esta sea una posición personal del nuevo Ministro de Hacienda y no una definición del Gobierno”.

“Rechazaré una iniciativa que apunte a aumentar el impuesto a los combustibles y lo mismo hará toda la bancada demócratacristiana, porque una medida como esta tendría efectos devastadores en el presupuesto de las familias de clase media del país”, afirmó el legislador por Puerto Montt.

Cabe recordar que hace unas semanas, el diputado Vallespín solicitó al Presidente electo, Sebastian Piñera, una prórroga en la rebaja del impuesto a los combustibles, porque como manifestó en su oportunidad, las bencinas experimentarían un alza de 4,5 UTM actuales a 6 UTM, lo cual tendría un efecto directo en la gente de trabajo, la gente de la clase media y los emprendedores; la gente que tiene un vehículo para transportarse, los taxistas y el transporte escolar, entre otros.

El legislador aseguró que las declaraciones de Larraín siembran un manto de duda sobre los parlamentarios de derecha, quienes durante años inisitieron en rebajar el impuesto a los combustibles y ahora deberán dar su primera prueba de consecuencia, en un tema que afecta directamente a la gente de trabajo.

La ley que mantiene la rebaja del impuesto a los combustibles vence el próximo 25 de marzo y de no prorrogarse su vigencia las bencinas experimentarán un alza de hasta $55  pesos por litro. Por ello y según cálculos de economistas el presupuesto de una familia de clase media tendría un aumento de 9 mil a 12 mil pesos por el alza de los combustibles.