Exclusivo: Sobreviviente de tragedia carretera en Bolivia relata su experiencia donde murieron 15 chilenos

40

A casi dos semanas del accidente en Bolivia, logramos una entrevista exclusiva con uno de los heridos de la fatal colisión.

La inmediatez de las noticias a veces hace que los medios de comunicación

sólo se preocupen de lo que pasa día a día. Sin embargo, en muchas ocasiones existen noticias que no se deberían olvidar tan repentinamente.

Ya han pasado más de 10 días desde el accidente que hubo en Bolivia, el cual cobró la vida de 15 personas que se trasladaban en Pullman Bus desde Arica con destino a la ciudad de La Paz, Bolivia. 

Por otra parte, podríamos decir que para los demás medios esta noticia ya no forma parte de las pautas de prensa por lo cuál no ha existido cobertura para quienes resultaron heridos y lesionados.

Dicho accidente sucedió en la localidad de Ayo Ayo a 85 km de su destino final que era la ciudad de La Paz. El bus accidentado viajaba con 45 pasajeros a bordo, lo cual hizo que en este accidente el número de fallecidos fuera de consideración.

Para nosotros, como medio de comunicación, es importante saber en qué condiciones quedó la gente lesionada y con más tiempo tener un relato sobre los hechos ocurridos con la calma que otorga el pasar de los días. Es por este motivo que contactamos a uno de los lesionados para saber detalles de cómo ocurrieron los hechos además de saber cuál es su condición actual.

De este modo, logramos tener contacto con el cientista político Patricio Hernández, quien viajaba en el bus accidentado y que se encuentra con lesiones que no le permitirán desenvolverse normalmente por lo menos en un mes y medio. 

Al momento de la colisión ¿ibas despierto o durmiendo?

– Despierto, iba viendo televisión. 

¿Qué escuchaste a la hora del impacto, viste gente pidiendo ayuda?, ¿alguien estaba vivo y murió por la tardanza de ambulancias?

– Escuché un sonido metálico del choque y los gritos de la gente, primero por la reacción del impacto y después quejándose por los golpes recibidos. Yo vi a dos personas que estaban vivas y que después fallecieron, una que tenía una fractura expuesta de pierna y que después supe que murió desangrada en el hospital y un hombre que estaba atrapado en el bus y que resultó con todo su cuerpo quebrado, después falleció. Por lo menos en el caso de la mujer, ella se hubiese salvado si las ambulancias hubiesen llegado antes y no una hora después del accidente. 

¿Con cuántas horas de retraso iba el bus?

– Se retraso 4 horas por tener las colaciones vencidas, y después se retrasó otras dos horas y media o tres horas por un desperfecto mecánico, lo que motivó que el chofer quisiera recuperar el tiempo perdido a una lata velocidad. 

¿Atribuirías el choque al exceso de velocidad o a la imprudencia del camión que se estacionó en la carretera?

– A las dos cosas. Si hubiésemos ido a exceso de velocidad y el camión no hubiese estado no hubiese ocurrido el accidente, por tanto tiene culpa el camión. Sin embargo, si el camión hubiese estado ahí y nosotros hubiésemos ido a una velocidad prudente y a la hora estimada para pasar por dicho lugar (a eso de las 5 de la tarde) tampoco hubiese pasado nada. Por tanto existe una responsabilidad compartida.  

¿Con qué secuelas físicas o psicológicas quedaste actualmente?

– Tengo contusiones varias en el cuerpo y una fractura de tobillo en la pierna izquierda, que tardará unos dos meses en sanar.

En comparación con otros accidentes, por ejemplo el de las niñas del Colegio Cumbres, ¿sentiste que el Gobierno chileno se comportó de la misma forma en cuanto a la ayuda?  

– Es un poco complejo compararlo ya que el accidente nuestro ocurrió en otro país y en lo inmediato eran las autoridades y servicios bolivianos los encargados de tratarnos. Pero si hubo una ayuda importante en cuanto a asegurar nuestra atención médica en Bolivia y trasladarnos inmediatamente a Chile. En este sentido tuvimos un buen trato aunque no se puede comparar con el del Colegio Cumbres que tuvo mucha mayor cobertura mediática y atención mucho más amplia y eficiente en los mejores hospitales del país. Nosotros aterrizamos en Chile y nos llevaron a la Posta Central, en cambio en el accidente que mencionas fueron trasladadas inmediatamente a los mejores centros asistenciales, con visitas de los altos personeros de gobierno y con todas las ayudas habidas y por haber.  

¿Cómo se comportó la empresa Pullman con los familiares de las víctimas fatales y los heridos?

– Con una falta de respeto terrible. Yo recién vine a saber de la empresa hace un par de días cuando me atendí en un hospital con el seguro de ellos. Pero lo demás fue deplorable. En primer lugar fueron incapaces de avisar a las familias, en mi caso mi familia se enteró porque yo tuve que conseguirme un teléfono para avisar, y en el resto de los casos fue muchas veces por la prensa. En segundo lugar, ellos no corrieron con los gastos médicos en Bolivia y ni hablar de nuestro traslado a Chile, que fue todo costeado por el Estado. Además el trato a los familiares de las víctimas fue una falta de respeto. Hubo desinformación, apagaban el teléfono para no dar información, a los familiares del chofer no fueron capaces de darles transporte para que viajaran, etc. Deplorable el trato recibido. 

¿Cómo fue la atención que recibiste en el hospital en Bolivia?

– El trato médico tal vez no fue de los mejores ya que era un poco lento, pero el trato humano de los doctores y enfermeras fue el mejor. En todo momento sentimos la preocupación y el cariño de los bolivianos.  

¿Quién se hará cargo de los costos de las lesiones que tienes actualmente?

– Yo me estoy tratando en la Mutual de Seguridad con la cual Pullman tiene convenio, así que es la empresa la que corre con los gastos como parte de su seguro de accidentes.  

¿Harán algún tipo de demanda colectiva contra la empresa?

– Eso lo estamos conversando todavía, pero es la intención de varios de nosotros demandar a la empresa para que se haga responsable por sus faltas y sobre todo para que se ejerza un poco de presión para que se mejoren las condiciones de trabajo de los choferes y se fiscalice aun más a estas empresas, para que así nadie más tenga que pasar por lo que pasamos nosotros.

Fotos: Jorge García.