Diputado Vallespín: «Muchas veces los partidos privilegian amistades por sobre mejores candidatos para cargos públicos»

70

Un segundo período parlamentario comenzó Patricio Vallespín en el distrito 57 con una votación que abarcó las preferencias de un 38,61% de la población el diputado hizo un recuento sobre la campaña agradeciendo el apoyo de las personas que confiaron

en su proyecto comprometiéndose a seguir trabajando por la misma línea «escuchando las demandas pero con propuestas claras», enfatizó.

A la ya generalizada idea de una renovación de la Concertación agregó que el grupo debe replantearse, renovarse y reencantar a electores que siempre fueron Concertacionistas y que hoy están dudando «el 20% de MEO son Concertacionistas de corazón que hoy están con interrogantes en su convicción de seguir apoyando al oficialismo y eso es lo que tenemos que salir a buscar».

Sobre la renuncia de la ministra Carolina Tohá al gobierno para integrarse al comando de Eduardo Frei, Vallespín consideró positiva su incorporación por ser una ministra joven y con proyecciones destacando que la Presidenta Bachelet «tiene que crear las condiciones para que su conglomerado político siga gobernando el país».

Un término recurrente en las campañas ha sido el de «puerta giratoria» orientado a la situación procesal de los delincuentes, pero en la arena política se ve un proceso similar con caras que hoy salen de un puesto y aparecen en otro, ¿será posible asegurar caras nuevas en un eventual Gobierno de Frei?, Vallespín no vacila en responder que si «tal como lo hizo Ricardo Lagos cuando de 13 intendentes nombró a 10 personeros jóvenes, como yo que estaba dedicado a mi vida profesional como consultor internacional y se mostró una oportunidad de renovación con decisión, voluntad política y convencimiento de los partidos que muchas veces no promueven a las mejores personas con más motivación, con más convicción, sino que se promueve a los que fueron más amigos de tal o cual candidato». Para ello llamó a buscar a las mejores personas abriendo concursos públicos en donde la confianza política sea calificada con méritos.

Por: Mauricio Sáez E.