Sebastián Piñera difunde 30 compromisos con el mundo Evangélico

64

En la población La Legua, de San Joaquín, el candidato presidencial de la coalición, Sebastián Piñera, se reunió este sábado con un grupo de pastores evangélicos. Ahí presentó los 30 compromisos que tiene con el mundo cristiano evangélico para un eventual futuro gobierno.

En el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes, el presidenciable expresó su gratitud con los creyentes de esta fe y valoró la labor social que realizan. “Yo quisiera hoy día, desde el fondo del corazón, felicitar y agradecerle al mundo cristiano evangélico por la forma entusiasta con que predica y lleva la palabra de Dios y del Evangelio hasta el último rincón de nuestro país, por la forma solidaria en que ayuda a los que más sufren, a los que más lo necesitan y por la forma valiente en que defiende los valores del cristianismo: el valor de la vida, el valor de la familia, el valor de la justicia social, el valor de un país más fraterno, un país de hermanos”, sostuvo el candidato.

Luego de entregar este mensaje profundizó en sus compromisos con el mundo evangélico, poniendo especial énfasis en la libertad de culto. “Avanzar decididamente a que en nuestro país tengamos plena libertad religiosa y plena igualdad de culto, cosa que todavía nos queda largo camino por recorrer. No solamente libertad religiosa, porque si en algún campo tiene que haber plena libertad e igualdad y el Estado no puede discriminar es en el campo de la relación del hombre y de la mujer con su Dios”, señaló Piñera.

Durante la actividad, Sebastián Piñera entregó un documento con 30 compromisos y propuestas concretas para el mundo cristiano evangélico. Este documento fue elaborado en conjunto con decenas de pastores y obispos de los distintos credos evangélicos.

Entre los puntos más relevantes están:

– Todos los credos, incluyendo la Iglesia Evangélica, tendrán el mismo trato que la Iglesia Católica.

– Asegurar la igualdad de culto en las Fuerzas Armadas, permitiendo que sus miembros puedan profesar libremente la religión que elijan.

– Garantizar la igualdad de oportunidades entre los distintos credos en el acceso a donaciones y beneficios tributarios.

– Promover que los pastores sean incluidos dentro del protocolo gubernamental y de la sociedad civil, como actores válidos y fundamentales.

– Facilitar la instalación de medios de comunicación que permitan transmitir el mensaje evangélico.

– Permitir que los títulos otorgados por los Seminarios e Institutos Teológicos sean reconocidos por el Estado y tengan validez como título profesional, siempre que cumplan con los estándares, normas y aplicaciones técnicas de la Asociación de Seminarios e Instituciones Teológicas (ASIT).

– Impulsar las modificaciones necesarias al Código del Trabajo, a fin de que los pastores puedan ser contratados por su entidad religiosa, permitiéndoles acceder a los beneficios previsionales en materia de salud y de pensiones por vejez, invalidez o sobrevivencia.

– Asegurar la igualdad de culto dentro de la sala de clases, permitiendo la enseñanza de religión evangélica a los alumnos que así lo requieran en todos los establecimientos no confesionales que reciban aportes del Estado.