Trabajadores de Full Fresh temen nuevos despidos masivos

31

El diputado Patricio Vallespín ofició a la Dirección Regional de la Inspección del Trabajo para que le entregue un informe respecto del número de despidos registrados en la Región, en los últimos tres meses, ya que según dijo, tiene la “sospecha de que las empresas están ajustando sus planillas de trabajadores y realizando despidos antes del 30 de octubre, cuando comienza a funcionar en la Región la nueva Justicia Laboral”.

La determinación del parlamentario se justifica en una denuncia realizada por el Sindicato de Trabajadores Número 2 de Full Fresh, quienes expresaron su temor a los despidos masivos al interior de la cadena de supermercados de propiedad de Southern Cross. En este sentido, el legislador aseguró que la empresa se había comprometido a no realizar despidos, situación que no se estaría cumpliendo, ya que en junio pasado 130 trabajadores fueron desvinculados, de los cuales 120 estaban sindicalizados.

“Desgraciadamente parece que no se está cumpliendo la palabra empeñada, y nuevamente bajo la idea de ‘necesidades de la empresa’, parece que vamos a seguir con los despidos”, dijo Vallespín, agregando que existe “la coincidencia preocupante de que la gran mayoría de los trabajadores despedidos estaban sindicalizados, por lo cual podríamos estar frente a una práctica antisindical solapada de Southern Cross que me parece lamentable y preocupante”.

Hablan los dirigentes sindicales 

En la Conferencia de Prensa convocada por el diputado, lo acompañaban el presidente del Sindicato Nº 2 de Full Fresh, Enzo Rogel, y la tesorera  Jessica Espinoza, quienes respondieron todas las preguntas de los periodistas.

Rogel manifestó que, más allá del miedo constante a perder la fuente laboral, los despidos están generando una sobre carga excesiva a los empleados que continúan laborando. Asimismo, las desvinculaciones de trabajadores sindicalizados “desmotiva a los demás a integrarse a los sindicatos, entonces vamos perdiendo fuerza sindicalizada al interior del supermercado”.

La tesorera Espinoza comentó: “Estamos realmente preocupados por esta situación. La empresa aduce necesidades de la empresa para despedir personal, sin embargo, de cada 20 funcionarios que despiden, inmediatamente contratas a 12 nuevos, para cubrir los puestos que ocupaban los compañeros desvinculados.”

“Esto produce un efecto muy negativo, ya que los 12 nuevos contratados deber hacer el trabajo que hacían 20 personas, por lo que terminan su jornada agotados y estresados y obviamente no hacen su trabajo bien.”

Ante una pregunta de un periodista acerca de el motivo de la masiva contratación de personal part time – especialmente cajeras – las que los clientes notan su falta de experiencia, criterio y amabilidad – Rogel respondió: “Dos cajeras part time le cuesta a la empresa en término de remuneraciones, menos de lo que pagaban a una cajera experimentada, pero indiscutiblemente los que pagan el pato son los clientes.”

Jessica Espinoza agregó: “Las cajeras  somos el rostro visible de la empresa. Las antiguas somos más experimentadas, atendemos mucho más rápidamente al cliente y, lo que es más importante, a cada cliente les brindamos una sonrisa, una palabra amable y éste se retira satisfecho.”

“Las colegas nuevas part time no han recibido capacitación en relaciones humanas o trato con público, por lo que son muy lentas en la atención, cometen muchos errores y a cada rato deben solicitar la presencia de una jefa para solucionar un problema en la caja, lo que demora enormemente la operación y molesta al cliente, además de que no son capaces de sonreír al atender” explicó.

Su colega Enzo Rogel agregó: “La drástica reducción de personal ha repercutido en muchas secciones importantes de los supermercados. Por ejemplo, en las horas peak – almuerzo o salida de trabajo de los clientes – en  Rotisería o Carnicería  se hacen largas filas de clientes esperando ser atendidos por los escasos empleados existentes, entonces la administración envía a pasilleros sin experiencia a apoyar en la atención de los clientes, pero por su absoluta inexperiencia en tan delicados funciones, especialmente el desconocimiento de los productos, sólo aumentan la confusión y el desorden, en desmedro de los clientes.”

Rogel hizo un llamado a sus empleadores a “cumplir la palabra que empeñaron en Junio de este año, cuando los despidos fueron masivos y nos aseguraron que este año no habría más despidos”. Si bien el sindicato conversó este jueves con el gerente general, Claudio Rodas – quien les aseguró que hasta diciembre no habría más desvinculaciones- el representante de los funcionarios manifestó que nadie les puede garantizar que esto no se concretará, ya que no es la primera vez que no cumplen las promesas.

El diputado Vallespín reiteró que “la palabra empeñada vale en todos los casos, y si acá tenemos una empresa que dijo que no habría más despidos, luego de los 130 que tuvieron en julio pasado, así debiera ser”, poniendo énfasis en que “lo más lamentable es que esta manoseada excusa de las necesidades de la empresa, que se da para que a diestra y siniestra se despidan a trabajadores, es absolutamente nefasta, sobreexigiendo en sus tareas a los empleados que quedan”, concluyó el parlamentario. 

Texto: Peter Neilson.
Foto gentileza equipo de prensa Diputado Vallespín