Veterinario explica que no hay riesgo en consumir carne de pavo ante brote de H1N1 en aves

Tras el anuncio de la detección del virus influenza, subtipo H1N1 en planteles de aves (criaderos de pavos) en la V° región, ha reaparecido la inquietud entre la comunidad y también ha puesto en alerta a las autoridades nacionales, tanto del Ministerio de Salud, como de Agricultura-SAG, sobre un tema que estaba controlado, por lo que se están implementando distintas estrategias para un mayor control sanitario y evitar un nuevo brote infeccioso.

En este contexto, las autoridades competentes han iniciado en forma oportuna las medidas de control sanitario, tales como evitar que se transmita el virus a otros animales dentro del mismo plantel, así como a planteles vecinos y eventualmente a planteles animales distintos a los pavos, para lo cual se han diseñado y se están aplicando estrictos  planes de prevención, cuarentena y vigilancia epidemiológica.

No Alarmarse

El Doctor Víctor Alvarado Lacrampe, Médico Veterinario y Director de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Santo Tomás de Puerto Montt, dijo que “como escuela hacemos un llamado a la población a que no se alarme ante este nuevo diagnóstico, ya que está comprobado, como lo ratifican la mayoría de los organismos internacionales de salud, que el virus se transmite al hombre, sólo por la vía respiratoria y no, al consumir carne de pavo”.

El académico recomendó que la carne de pavo debe sólo consumirse cocida, lo que permite que “cualquier partícula viral que en ella se encuentre, se destruya en forma inmediata producto de las altas temperaturas, no habiendo por lo tanto riesgo alguno para el consumidor”.  

Cabe mencionar que, en el caso de este virus, el subtipo H1N1 encontrado en los pavos, no tiene relación con el subtipo que produce la gripe aviar (virus  influenza H5N1), “por lo que la población puede estar tranquila y seguir consumiendo este tipo de productos, ya que en este caso específico, todo indica que  ha sido el hombre quien ha contagiado a los pavos y no al revés, por lo que estaríamos frente a un típico caso de zooantroponosis”(transmisión de una enfermedad del hombre al animal), acotó Alvarado.