Vallespín propone tratamientos para parejas con trastornos de fertilidad

40

En medio de la discusión nacional por la píldora del día después, el diputado Patricio Vallespín presentó un proyecto de ley en la Cámara de Diputados para que las Isapres y Fonasa, provean de tratamientos adecuados a las parejas que presentan trastornos de fertilidad.

Vallespín explicó que así como se fomentan políticas que apuntan a evitar los nacimientos, también se debe abordar y apoyar a las miles de parejas que en Chile desean tener hijos pero no pueden, primero por razones médicas y luego por la falta de recursos para financiar estos costosos tratamientos.

Por esta razón, Vallespín, junto a otros parlamentarios, está proponiendo que el Código Sanitario incorpore un nuevo sentido y alcance al concepto de salud reproductiva, reconociendo la existencia de los trastornos de fertilidad de cualquiera de los integrantes de una pareja y su incidencia en la salud.

El legislador explicó que la infertilidad afecta aproximadamente al 15% de las parejas. Aproximadamente el 35% de los casos se deben a un factor masculino, 55% tiene que ver con factores femeninos, y el resto es por causas inexplicables.

“Así como en el país hoy se debaten políticas para limitar los nacimientos, no debemos perder de vista que hay chilenos que sí quieren tener hijos, razón por la cual debemos fomentar la vida y los nacimientos con la misma fuerza cuando se trata de evitarlos”.

Agregó que la tasa de natalidad en Chile está hace rato en una curva descendente, lo cual, a juicio de Vallespín, no justifica los escasos incentivos para aumentar los nacimientos que tenemos hoy en el país.

 “Las terapias modernas en relación a la infertilidad no han sido codificadas por Fonasa, lo que en la práctica significa que éstas no son cubiertas por esta institución, ni tampoco por las Isapres. No es un tema menor si pensamos que un tratamiento de alta complejidad  tiene un costo mínimo cercano a los dos millones de pesos, monto que incluye exámenes, seguimientos, intervención y fármacos que no tienen ningún tipo de cobertura. Si además, se otorgara cobertura a los tratamientos de baja complejidad habría un notable impacto positivo, en la tasa de natalidad, por la reducción del tiempo que le toma a una pareja conseguir un embarazo”.

Finalmente, Vallespín explicó que en la misma línea presentó indicaciones al proyecto de ley enviado por el Ejecutivo y que busca reponer la distribución de la píldora del día después, “para que en la discusión que se dará esta semana en la Cámara, también se consideren las opciones que buscan generar vida”.