Más de 6 horas permanecieron encadenados dos dirigentes de Gendarmería en la cárcel de Alto Bonito

36

A las 5 de la madrugada de hoy lunes, funcionarios de Gendarmería se tomaron el recinto penitenciario de Alto Bonito en Puerto Montt, adhiriendo a la radicalización de las medidas a nivel nacional que mantienen dos asociaciones, ADIPTGEN y ANFUP.

Desde esa hora hasta cerca del mediodía se mantuvieron encadenados a las puertas de ingreso del penal, los dirigentes Marcos Aburto y Abraham Saldías, en demanda de que las autoridades accedan a las peticiones que han emanado desde las bases de las asociaciones de funcionarios, como por ejemplo la eliminación del bullado grado 26, que tiene como remuneración aproximada 220 mil pesos brutos. Desde que comienzan la carrera al interior de la Institución hasta llegar al grado máximo deben pasar por 10 grados, no existiendo un tiempo máximo en que un funcionario pueda escalar de un grado a otro.

«El gobierno ha sido intransigente, no acepta las demandas del personal penitenciario, por ello hemos radicalizado la paralización», señaló Marcos Aburto. En Alto Bonito ninguno de los 220 gendarmes movilizados se encuentra en huelga de hambre, pero la medida no se descarta. Tampoco se desecha la posibilidad de una huelga masiva que se podría coordinar en días posteriores si no se llega a acuerdo con el Ejecutivo.

Luego de las 11 de la mañana se permitió la salida de imputados hacia los tribunales pero no la llegada de nuevos internos. Los reos se mantuvieron en sus celdas hasta el mediodía.

Por: Mauricio Sáez E.