Pesquera Sacho debe cotizaciones y finiquitos tras proceso de quiebra. Denuncian prácticas anti sanitarias en la planta

38

La historia de la Pesquera Sacho, empresa ubicada en la ruta al aeropuerto El Tepual, considera clausura el año 2005 por la autoridad sanitaria y la quiebra en agosto de 2008 por deudas laborales. Por este último evento el tribunal civil nombró como Síndico de Quiebras al contador santiaguino Humberto Gómez Bello el que designó como Gerente de la planta a Marcos Lazcani Solar quien, según afirmó la diputada Marisol Turres, está siendo procesado por fraude aduanero.

La parlamentaria fue acompañada por un grupo de 10 mujeres «desvinculadas», se resalta el término porque, como indicaron, hasta ahora no han recibido carta de aviso, ni finiquito y se les adeuda el pago de cotizaciones previsionales lo que ha hecho imposible que cobren el seguro de cesantía, en resúmen no reciben remuneración desde abril de este año. Ellas mencionaron haber solicitado la presencia de Inspectores del Trabajo en la empresa, situación que hasta ahora no se ha concretado, por lo cual esperan alguna rápida solución en el comparendo que sostendrán el próximo lunes 6 de julio.

Las ex trabajadoras denunciaron que en la pesquera se cometen prácticas anti sanitarias, como el re-etiquetado de alimento en mal estado y procesamiento de productos no autorizados los que, cuando llega fiscalización, serían ocultados. Declararon también que los trabajadores que han sido contratados no cuentan con locomoción y que la colación en ocasiones se prepara con alimentos vencidos.

Marisol Turres recordó que la idea de la intervención de un síndico, es cancelar lo que se adeuda por concepto de remuneraciones y cotizaciones, lo que no ha sucedido. Comentó que oficiará los antecedentes a la Inspección del Trabajo, Conama, Sernapesca y la Autoridad Sanitaria para que «se constituyan en la planta y fiscalicen de verdad».

La deuda con más de 200 trabajadores ascendía hasta el 5 de septiembre de 2008 a un poco más de 335 millones de pesos.

 

Por: Mauricio Sáez E.