Aberrantes abusos sexuales cometía pareja contra su hija de 8 años. La hacían fumar marihuana para que “se relaje”

Los asistentes a la sala número 4 del juzgado de Garantía estaban asombrados al escuchar el relato de la fiscal Claudia Pino que dejó al descubierto la perversión con que los imputados Patricio Alcayaga Flores y Beatriz Ulloa Pacheco atacaron a su hija de iniciales J.N.A.U. de sólo 8 años de edad, en estricto rigor la niña es hija de Beatriz Ulloa pero fue reconocida legalmente por Alcayaga. Los “padres del año” llegaron desde Peñalolén a residir hasta el sector de Lagunitas donde fueron detenidos anoche cerca de las 23.45 horas por detectives de la BRISEXME Puerto Montt. 

En la audiencia de casi una hora y media, interrumpida unos minutos por el desmayo de la imputada, se conocieron fragmentos que pueden armar la cruel historia sufrida por la menor desde hace un año aproximadamente. El Ministerio Público pudo determinar que en cinco ocasiones la niña fue sometida a abuso sexual, violación y exhibición de material pornográfico, con la agravante de que ambos padres cometían las vejaciones, tanto en su dormitorio como en el de la menor, donde obligaban a la niña a practicarles sexo oral y a soportar los ultrajes. En una oportunidad la habrían hecho fumar marihuana (varias pipas se encontraron en el domicilio) para que “se relaje” mientras los imputados abusaban. También hicieron ver a la niña una película de alto contenido sexual, como reconoció la madre en la declaración, “una vez le mostramos Blanca Nieves en versión XXX, pero la cortamos porque no era apta para su edad” refiriéndose la mujer como “sus dos amores” a su conviviente y a la hija.


El último suceso habría ocurrido el pasado jueves 18 de junio cuando la madre viajó a Santiago y la menor quedó sola con el padre, instancia aprovechada por el sujeto para “romper” un supuesto pacto hecho por los tres en orden a que nunca más se iban a repetir tales actos.

Los hechos fueron denunciados por la profesora de la menor a efectivos de Carabineros, incluso la docente indicó que ella le compró útiles escolares a la niña por la escasez de recursos que presentaban sus padres.

El juez Patricio Rondini, que calificó el relato como “bastante fuerte” decretó medidas cautelares por el plazo de 2 meses de investigación, prisión preventiva para Patricio Alcayaga Flores y arresto domiciliario total para Beatriz Ulloa sumado a la prohibición de acercarse a su hija quien estudia en una escuela ubicada justamente al lado de la vivienda que ocupaba. La fiscal Claudia Pino informó que se investigará la participación del hermanastro en los delitos.

Por: Mauricio Sáez E.