Mujeres de la pesca artesanal orgullosas al tranformarse en microempresarias

“La gente está contenta, porque este es un producto fresco y bien hecho”, cuentan las mujeres de ‘Manos de Mar’ para referirse al éxito de sus primeros años como microempresarias. Se trata de una asociación de esposas, madres e hijas de pescadores artesanales de Puerto Montt, que desde siempre se han dedicado a comercializar los pescados y mariscos que sus familiares extraían de las frías aguas del Pacífico. Eso sí, ahora lo hacen con una importante diferencia: gracias al apoyo de SERCOTEC, del municipio local y de entidades como Servicio País, han podido desarrollar una idea de negocios que hoy las tiene como favoritas entre los amantes de la buena mesa en la comuna.

 

Con proa al futuro 

“Vendemos pescados y mariscos frescos y envasados, y también con el proceso de ahumado. Nos ha ido súper bien, hemos ido avanzando, aunque nos quedan cosas aún por conseguir, como por ejemplo el vehículo. Estamos este año trabajando en nuevos proyectos, con el apoyo de SERCOTEC, para habilitar una sala de proceso, donde podamos tener una resolución sanitaria que nos permita ampliar nuestra venta al público”, cuenta Ana Oyarzo, dirigenta sindical y representante legal de esta floreciente microempresa, que hoy cuenta incluso con un moderno carro en el que ofrecen delicias del mar sureño trasladándose periódicamente  hacia distintos puntos clave de Puerto Montt. Salmones y merluzas ahumadas, machas y cholgas procesadas y envasadas, son sólo algunos de los productos estrella de estas entusiastas y esforzadas mujeres de la pesca artesanal, que han sabido avanzar y crecer superando obstáculos y barreras, y que no dudan en seguir soñando y planificando futuros emprendimientos: “Crean en nosotras, porque nosotras sí podemos avanzar, y más aún si es con el apoyo de todos”, dice Ana Oyarzo para finalizar, recalcando que por fuerza y confianza en sus capacidades las mujeres de la región de Los Lagos siguen siendo un ejemplo digno de imitar.